Uno de cada cinco chicos sufre de estrés postraumático por la pandemia y la cuarentena

El estudio se realizó en Francia y la advertencia se realiza por un posible nuevo lock down que cerraría las escuelas ante la oleada de contagios de la segunda ola. Aquí en Argentina todavía no están determinados los protocolos ni la fecha para el inicio del ciclo lectivo luego de un año donde primó la virtualidad.

Por Dr. Daniel Cassola

La salud mental se vio afectada en todo el mundo, y en todas las edades, por el fenómeno inédito que supuso cancelar la mayoría de nuestros planes y vivir una vida mayormente de encierro durante casi un año entero. Muchos adultos deben estar atravesando, o ya lo hicieron, cuadros de angustia y estrés. En los niños sucede lo mismo. Un estudio realizado en Francia arrojó que uno de cada cinco niños sufre de estrés postraumático y las consultas por problemas psicológicos se incrementaron considerablemente.

Es más, si bien el coronavirus afecta principalmente a adultos, al estudiar las consecuencias mentales de este fenómeno para la población la tendencia se invierte. Quienes más ven alterada su salud mental durante la cuarentena y la pandemia son los jóvenes y los niños. En este sentido, “la edad está generalmente asociada a una mejor regulación emocional”, según sostienen los especialistas, por lo que ante una merma general de la actividad, los mayores no han presentado tantas secuelas como los niños y adolescentes.

Tanto aquí como en Europa los pediatras se muestran en contra del cierre total de las escuelas. Más allá de los procesos educativos en sí, lo que escapa al saber de la medicina, la escuela es necesaria por su función social. Allí los niños pueden relacionarse con pares, jugar, sociabilizar y realizar actividad física. Como consecuencia de la falta de todas esas actividades en Francia se detectó una mayor afluencia de chicos de con problemas psicológicos, como anorexia nerviosa y trastornos agudos de ansiedad, ira o problemas en el sueño. Incluso, algunos desarrollaron una aversión a salir y un deseo intenso de permanecer en su casa, como una forma de sentirse más protegidos.

Por ejemplo, en el Hospital Infantil de la ciudad de Toulouse se registró entre un 40 y un 70 por ciento más de admisiones de este tipo. Además se registraron tres o cuatro hospitalizaciones diarias por estos cuadros en pacientes entre 12 y 14 años. A raíz de esta situación, en ese centro de salud entrevistaron a 380 chicos de entre 8 y 15 años y a sus padres luego de la primera cuarentena, cuando experimentaron por primera vez la lejanía con sus colegios y sus amigos. El resultado es el que ya comentamos: uno de cada cinco niños y adolescentes padeció estrés postraumático.

A su vez, en Italia un estudio similar, que parte de la base de lo que llega al hospital diariamente y luego se estudia metodológicamente, resultó en números más graves: uno de cada tres chicos presentó algún síntoma de estrés postraumático. Por ello, los especialistas en pediatría de estos países consideran que la posibilidad de cerrar las escuelas en un nuevo confinamiento “no es legítima para la salud mental de los niños”.

Mientras tanto en Argentina la Sociedad Argentina de Pediatría, como comentamos en otra nota, abogó por la reapertura de las escuelas, siempre en cumplimiento de los protocolos necesarios para minimizar los riesgos de contagio. Todavía el modo y la fecha no están definidos pero que los chicos concurran al colegio, seguramente por ahora con un esquema reducido de clases presenciales, es necesario. No solo es una cuestión educativa sino también un tema de salud.

.

También te puede interesar...