Una preocupante realidad: el 60 por ciento de los médicos sufrió violencia en su ámbito laboral

03a8d148c686cf3b3fb5879dd6807994

Por Dr. Daniel Cassola

La investigación que confirma el dato fue llevada a cabo por FEMEBA, la Federación Médica de la provincia de Buenos Aires, que realizó una investigación entre más de 600 médicos bonaerenses.

Del total de encuestados, un 57,8 por ciento afirmó haber sufrido algún tipo de violencia en el ámbito laboral, es decir 6 de cada 10 médicos. De ellos, el 89 por ciento fue víctima de violencia verbal y el 69,5 por ciento la sufrió por parte de los pacientes, la mayoría de las veces en la primera consulta. Asimismo, la investigación reveló que la mayor parte de las agresiones ocurren durante la mañana y la tarde.

Con respecto a las causas de los ataques, un 32 por ciento respondió de manera violenta ante la demora o el tiempo de espera en la atención, mientras que un 18,2 por ciento reaccionó porque estaba alcoholizado, drogado o padecía alguna patología mental preexistente al momento de la consulta. En tanto, un 16,9 por ciento de los pacientes reaccionó violentamente ante un estudio o resultado inesperado.

“La relación médico-paciente ha ido mutando y hay varias razones que hacen a su complejidad», señaló el presidente de Femeba, Guillermo Cobián, quien adelantó que la Federación está trabajando en un proyecto de ley que presentará el año próximo para «prevenir e intervenir en las situaciones de violencia sanitaria externa». “Queremos concientizar a la sociedad, instar a la sanción de una normativa específica que proteja al médico y que implique actuar rápidamente y abordar la problemática de manera interdisciplinaria», completó.

Por su parte, Fernando Corsiglia, presidente de la Cicop (Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires), precisó que «las situaciones de violencia que involucran a médicos y a miembros de todo el equipo de salud, por ejemplo los enfermeros, se exacerbaron en los últimos cinco años». «Eso tiene que ver con una multicausalidad que remite a la violencia explícita que padecemos como sociedad, que se manifiesta en la forma de resolver violentamente conflictos cotidianos de los que los servicios de salud no están exentos», señaló. Y continuó: «Gran parte de esos problemas cotidianos se producen por falta de personal, aparatología o insumos, que afectan el derecho a la salud de la población».

«Es muy común en las guardias de los hospitales de Buenos Aires que falten pediatras, traumatólogos o algún otro especialista, lo que genera muchas veces un peregrinar que, sumado a la angustia que ocasiona un problema de salud, puede dar lugar a situaciones violentas», agregó. Corsiglia aclaró que «si bien nada justifica una situación de violencia, la falta de respuesta o de buena atención genera a veces reacciones». «Esto no sólo pasa en el ámbito público, sino también en el privado. Por ahí no con la misma proporción, pero también sucede», completó.

El informe de Femeba reveló además que un 61 por ciento de los médicos agredidos denunciaron o reportaron la situación, pero que sólo un 11 por ciento de ese universo continuó alguna acción judicial contra el victimario.

Se trata de un problema en crecimiento que se da año a año. ¿Habrá que esperar que maten a un médico en un hospital para empezar a actuar?

.

También te puede interesar...