Una nueva época política

Por Dr. Daniel Cassola

Desde el regreso a la democracia en 1983 ha habido tres grandes ciclos políticos. El primero fue encabezado por Raúl Alfonsín y terminó con la crisis de hiperinflación a fines de los 80. A partir de allí surgió el menemismo, que con el éxito momentáneo del Plan de Convertibilidad se mantuvo en el poder durante una década. Su líder Carlos Menem, obtuvo ayer el segundo lugar en las elecciones de La Rioja, lo que algunos calificaron de derrota a pesar de que pudo obtener nuevamente una banca como senador.

El tercer ciclo fue producto de la crisis de 2001 y se llamó kirchnerismo. Fueron doce años de gobierno. Ayer por primera vez su referente Cristina Fernández perdió en una elección contra el candidato del oficialismo, Esteban Bullrich, sostenido por la imagen de la gobernadora María Eugenia Vidal.

En concreto, las elecciones legislativas no deparan un panorama sustancialmente diferente en el Poder Legislativo. Cambiemos no tiene ni quórum propio ni mayoría automática en ninguna de las dos cámaras. Pero sí ha mejorado su presencia en ambas. Por primera vez pasará, a partir de diciembre, a ser la primera minoría en Diputados. Para la aprobación de leyes necesitará continuar negociando, aunque menos que antes y desde una posición de mayor fortaleza.

La elección de ayer funcionó también como una picadora de posibles candidatos presidenciales para 2019. De norte a sur. El gobernador de Salta Juan Urtubey, dicen, pensaba presentar su candidatura presidencial si los resultados lo acompañaban: salió segundo detrás de Cambiemos y muy cerca del kirchnerismo que se ubicó en tercer lugar.

En Córdoba el oficialismo nacional aplastó a la lista del gobernador Juan Schiaretti y terminó definitivamente con cualquier aspiración de José De la Sota. Los peronistas que ganaron en el interior (Rodríguez Sáa, Insfrán, Verna, Manzur) no son presidenciables en ningún escenario posible.

En la provincia de Buenos Aires, el 11 por ciento de los votos le puso un freno a la carrera de Sergio Massa que deberá replantear la construcción de su Frente Renovador. El poco más de 5 por ciento obtenido por Florencio Randazzo no alcanza para cimentar una postulación futura.

El 37 por ciento de los votos obtenidos por Cristina Fernández es un caudal importante pero insuficiente para cualquier aspiración de regreso al poder. El techo electoral del kirchnerismo aparece sólido como una roca imposible de perforar.

Los resultados en los principales distritos del país asegurarían las reelecciones de Rodríguez Larreta en CABA, Vidal en provincia y Macri en la nación. Claro que esto es Argentina y en dos años pueden pasar muchas cosas. Lo que es cierto es que una nueva etapa política está en marcha.

.

También te puede interesar...