Un rosarino “amante de la velocidad” mató a otro hombre al impactarlo con su vehículo a más de 100 kilómetros por hora


Por Redacción Curar con Opinión

“Me encanta correr. Lo llevo en la sangre”, aseguraba el conductor rosarino Gastón Dlugovitzky, de 21 años, en una auto filmación subida a las redes, mientras conducía a más de 160 km/h, por la ciudad santafesina. En ellos se declaraba “amante de la velocidad”.

El miércoles pasado, en la intersección de San Martín y Garibaldi, en Rosario, el joven impactó a gran velocidad (más de 100 km/h) su Ford Focus contra el utilitario conducido por Fabián Cragnolino, de 45 años, padre de 3 hijos, quien falleció al instante. Dlugovitzky quedó a disposición de la fiscalía, quien le inició una causa por homicidio culposo, según el diario La Capital. Luego del caso, se viralizaron más videos en los cuales el joven se filmaba conduciendo a alta velocidad.

El exceso de velocidad puede implicar un peligro tan grande para la vida de los terceros, que en los casos más severos, debería ser sancionado con la máxima expresión de la repulsa social, convirtiéndolo en un “delito”, con pena de prisión”, aseguró la organización Luchemos por la Vida en un comunicado.

“Nuestra propuesta, presentada ya dos veces a los legisladores, consiste en penar con prisión e inhabilitación especial para conducir automotores a quien condujere cualquier tipo de vehículo automotor a una velocidad superior en 40 km/h a la máxima establecida para dicha autopista, semiautopista, ruta, avenida o calle”, agregaron.

Por último desde la ONG sostienen que “estos delitos ya existen en los países exitosos en su lucha contra las muertes en el tránsito, pudiendo mencionarse el caso cercano de España, vigentes desde hace varios años, y estimándose su implementación una contribución muy importante a la reducción de las muertes en ese país”.

.

También te puede interesar...