Un error inadmisible con los medicamentos para el Sida

Por Dr. Daniel Cassola

Hace aproximadamente una semana comenzaron a sonar las alarmas en los despachos de quienes deben administrar los medicamentos para tratamientos de casos de Sida en distintos puntos del país. Por ejemplo, desde el gobierno de San Luis denunciaron que se cortaron los envíos de algunas de las drogas que componen los cócteles medicinales que se utilizan como tratamiento para el virus.

En la Ciudad de Buenos Aires la Fundación Huésped, una ONG pionera en la lucha contra el Sida, informó que la situación se replica tanto aquí como en Córdoba y en otras provincias. Al parecer hubo un traspié administrativo, para llamarlo de algún modo.

Las autoridades del Programa Nacional de Sida pasaron los pedidos de medicamentos con un tiempo de antelación suficiente pero el trámite se trabó en la Jefatura de Gabinete, donde faltó la firma que efectivice las compras.

La posibilidad que existe ahora para remendar “el error” es que, de apuro, se compren otras drogas disponibles similares a las que faltan, hasta que se puede volver a encarrilar normalmente la provisión de medicamentos.

En diálogo con Radio Con Vos, el titular de Huésped, Pedro Cahn, sostuvo que los médicos “deben remendar la situación como se pueda, si tomabas una gaseosa cola, por ejemplo, te dan una pomelo, que te saca la sed pero no actúa igual y si estabas acostumbrado a tomar un vaso por día con el pomelo necesitás hacerlo cada 12 horas”.

El problema principal del error administrativo es que cambiar el esquema de medicación puede llevar a la principal causa de falla en el tratamiento contra el Sida, que es, según indicó Cahn, el incumplimiento o la adherencia al mismo.

“El Sida es una enfermedad con la que se puede convivir siempre que se tome la medicación todos los días del año. El incumplimiento por parte del Estado puede resultar más perjudicial para quienes menos recursos poseen ya que quizás no puedan acercarse en más oportunidades a los hospitales para conseguir las drogas”, cerró el especialista.

Si el problema verdaderamente fue generado a partir de un error sin intención habría que revisar los mecanismos administrativos para que no vuelva a suceder. Cualquier otra hipótesis ya sería mucho más grave. No se puede ajustar con los tratamientos que necesita la gente sin recursos para conservar su salud.

.

También te puede interesar...