Un año después del caso Pérez Volpin pacientes y profesionales le temen a las endoscopías


Por Dr. Daniel Cassola

El 6 de febrero del año pasado falleció la periodista de Canal 13 y TN Débora Pérez Volpin luego de una endoscopía que le practicaron en el Sanatorio de La Trinidad en el barrio porteño de Palermo. Hoy la causa que investiga el hecho tiene al médico que realizó el estudio y a la anestesista imputados por homicidio culposo. Aún no está definida la fecha de inicio del juicio oral.

De acuerdo con un cálculo realizado por la Asociación Civil de Endoscopistas Digestivos de Buenos Aires (Endiba), en la Ciudad y el Gran Buenos Aires hubo una merma de entre 40 a 50 por ciento en la realización de endoscopías digestivas altas, como la que se le practicó a la periodista.

Los profesionales de Endiba sostienen que un desenlace como el que le tocó a Pérez Volpin es muy poco probable pero aún así el miedo se instaló. Por un lado los pacientes son más reticentes a la práctica del estudio que conlleva la firma de un consentimiento. Al parecer buscan vías alternativas y realizan segundas consultas.

Pero por otro lado el temor también parece haberse diseminado entre los médicos que decidieron ser más cautelosos a la hora de indicar este tipo de estudio. Según sostienen desde Endiba se trata de una conducta profesional riesgosa porque cuando es necesaria y no se practica se puede perder la posibilidad de iniciar un tratamiento contra una enfermedad de manera precoz.

A raíz del caso y de las dudas que se posaron sobre las endoscopías los profesionales están en proceso de construir un índice de instituciones que cumplen con los más altos estándares a la hora de realizar estos estudios. De todas maneras, no se trata de una certificación oficial sino de una herramienta más para dar seguridad a pacientes y médicos.

Las endoscopías digestivas son estudios que ayudan a detectar enfermedades a tiempo. Son procedimientos cortos que no suelen demorar más de 10 minutos en el caso de una endoscopía alta, o de 20 a 30 en una colonoscopía. Se suele sedar a los pacientes, y en poco tiempo se recuperan.

Además, pasados los 50 años es recomendable realizarse una colonoscopía como forma de prevención. Actualmente uno de cada cuatro pacientes que se realizan el estudio detectan una enfermedad que se puede tratar evitando un mal mayor como puede ser un cáncer.

En este caso es la Justicia quien debe ayudar a la Medicina y resolver con celeridad el juicio. Determinar qué falló, por qué, y quiénes fueron los responsables, si los hubiera. No es sano que todos los juicios demoren años. Mientras tanto las dudas se ciernen sobre la práctica médica y no solo alcanza a los pacientes sino a los mismos profesionales que deben indicar los estudios.

.

También te puede interesar...