Tras dos años sin vagones para viajar, el Tren Alma lucha por no desaparecer

FUENTE: Clarín

Un incendio en los vagones históricos del Tren Alma, que habían sido donados en 1980 para montar el hospital itinerante que asistió a más de 90.000 chicos en las provincias del norte del país, dejó al Fundación Alma sin los medios para continuar con su tarea. Luego de aquel incendio, en agosto de 2015, comenzaron las gestiones para conseguir que el Estado provea nuevos vagones.

“Al poco tiempo del incendio firmamos un nuevo contrato de comodato para nuevos vagones. Pero vino el cambio de gestión y nos dijeron que ese contrato no tenía validez. Y empezamos un nuevo recorrido de gestiones y reuniones. En marzo de este año se firmó un compromiso por el cual el Estado (en este caso es Trenes Argentinos Cargas -ex Belgrano Cargas y Logística-, que depende del Ministerio de Transporte) se comprometió a entregar en 2017 vagones sanitarios acondicionados y se dispuso firmar a la brevedad un nuevo contrato definitivo”, explicó a Clarín Magdalena Pardo, de la Fundación Alma. “Hoy estamos en que todavía no recibimos los vagones, y no nos dan certezas de que se vaya a cumplir con lo pactado”, añadió.

 

“Los que trabajamos en el Tren Alma sostenemos este reclamo porque sabemos que el tren es un hospital gratuito para chicos y adolescentes que están en riesgo social, en una situación sumamente vulnerable”, afirma Pardo.

El tren alma comenzó a rodar en 1980, con tres vagones que viajaban enganchados al Ferrocarril Belgrano Cargas y Logística, y así llegaba a las provincias de Tucumán, Salta, Jujuy, Chaco, Santa Fe y Santiago del Estero. Durante 35 años y gracias a una red de voluntarios llegó en forma sostenida a comunidades vulnerables, donde tal vez recibían, en aquel tren, al único pediatra o dentista que podrían ver en todo el año. Por eso, en las localidades a las que llegaba, el tren era recibido como una fiesta.

El hospital rodante contaba con el equipamiento necesario para realizar las prácticas médicas necesarias para un diagnóstico, como un laboratorio y equipo de Rayos X. También servía de alojamiento para los profesionales que participaban de los viajes. “En estos dos años seguimos organizando los viajes, más reducidos, para el seguimiento de los pacientes. Pero ni la calidad ni la cantidad de prestaciones es la misma”, dice Pardo. Y añade: “Nos cuesta mucho conseguir un lugar donde se puedan alojar los voluntarios, porque son localidades que no cuentan con esa infraestructura”.

“Vamos a dar pelea hasta el final. Estamos hablando de un servicio básico que es el derecho a la salud, no es una tarea de la que se pueda prescindir. Todo aquel que viaja y participa de estas tareas vuelve transformado”, asegura Pardo.

Consultados por Clarín, desde Trenes Argentinos Cargas aseguraron que tienen “la voluntad de dar continuidad al Tren Hospital” de la Fundación Alma y que está previsto “hacer entrega de cuatro vagones portacontenedores con contenedores arriba y transportar el tren acoplado a nuestros trenes de carga a través de las diferentes localidades del país”.

“Actualmente estamos trabajando en la identificación de los vagones que se van a ceder y en las especificaciones técnicas y presupuestos definitivos para poder seguir acompañando a la Fundación Alma en su gran labor de atender chicos y adolescentes del norte argentino que necesitan asistencia médica”, añadieron los voceros, quienes destacaron la “función social y de salud” que cumple la Fundación.

.

También te puede interesar...