Todo continuaría sin grandes cambios en el AMBA mientras preocupa cada vez más el interior


Entre hoy y mañana se define la continuidad del aislamiento en el AMBA, donde el amesetamiento de la curva parece concretarse. No habría grandes cambios, aunque podría haber algunas aperturas puntuales. En Santa Fe advierten por la saturación de las camas de terapia intensiva.

Por Dr. Daniel Cassola

En el cambio de estación, con el comienzo de la primavera, vence la última etapa del aislamiento que todavía se transita en el AMBA. Si bien no se puede hablar de grandes mejoras y alivios, es cierto que los casos, al menos, dejaron de subir. Desde hace varias semanas se encuentran en el orden de los 6000 en provincia y 1000 en la ciudad, con algunas pequeñas alteraciones, pero con una tendencia que ya es marcada. No es para descorchar y hacer grandes festejos, pero para empezar a mejorar primero había que dejar de empeorar.

Si en algún momento hubo disputas entre la ciudad que comanda Horacio Rodríguez Larreta y los gobiernos de nación y provincia por cuestiones sanitarias, ahora el foco está en otro lado, como la coparticipación y otros temas políticos que exceden a la agenda vinculada a la pandemia. Si bien en la provincia de Buenos Aires siguen más del lado de la cautela a la hora de decretar aperturas, ya no se oponen férreamente a cualquier alternativa que plantea el ministro porteño Fernán Quirós.

En este sentido, el gobierno porteño intentará una mayor utilización de plazas y espacios al aire libre para servicios gastronómicos, pero todavía no mucho más que eso. Todo lo que tiene que ver con actividades en espacios cerrados, como gimnasios, iglesias o escuelas tendrán que seguir esperando. Lo que repiten los funcionarios, como si fuera una idea madre, es que “los espacios abiertos son mucho más seguros que los espacios cerrados”. Incluso creen que habilitar más espacios públicos puede aliviar la gran cantidad de reuniones que, estiman, se organizan en espacios cerrados. Dicho de otra manera, prefieren que si las reuniones no se pueden evitar, estás se hagan en espacios abiertos, donde el contagio es menos probable.

Donde la pandemia recrudece es en el interior. Particularmente en Santa Fe ayer se registraron 1149 casos, más de los que se diagnosticaron, por ejemplo, en la Ciudad de Buenos Aires. Más de la mitad de ellos se dieron en la ciudad de Rosario, cuyo sistema sanitario comienza a comprometerse. Según indican los cálculos de la directora del hospital Centenario de esa ciudad, Claudia Peruch, las camas podrían agotarse “en cuestión de días” ya que la situación en el sector público es “muy crítica”. El mismo diagnóstico compartió desde el sector privado Roberto Villavicencio, presidente de la Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales Privados.

Son tiempos difíciles para Argentina y el mundo. Mientras la pandemia asola, emergen o se profundizan otros problemas económicos y sociales que empiezan a copar necesariamente la agenda.

.

También te puede interesar...