Su corazón puede ser más viejo que usted


Por Dr. Daniel Cassola

Puede resultar extraño pensar que un órgano que llegó a la vida con nosotros tenga más o menos años, pero un método de diagnóstico deja en evidencia la importancia de mantenerlo joven. Usted puede tener, por caso, 53 años y su corazón 75, si fuma y no controla su presión arterial.

El corazón puede ostentar una edad biológica mayor que la cronológica por causas como el tabaquismo, la presión arterial alta, el colesterol alto, la obesidad, la mala alimentación, el sedentarismo y la diabetes. “No importa la edad que tenga, usted puede hacer que su corazón sea más joven al hacer algunos cambios que reduzcan su riesgo”, alienta un artículo del Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos, la publicación que trae el tema a la luz.

Conocer “la edad del corazón” permite minimizar los factores de riesgo y tomar medidas para mantenerlo sano. Por ejemplo: dejar de fumar, controlar la presión arterial, mantener un peso y una alimentación saludable, entre otras acciones.

La edad del corazón se puede conocer en función de factores de riesgo relacionados con una enfermedad cardíaca, por ejemplo, edad y antecedentes familiares, calidad de la alimentación, actividad física y tabaquismo. 

Existe una calculadora que permite conocer cuántos años tiene nuestro corazón. Se trata de una herramienta interactiva y gratuita destinada a personas entre 30 y 74 años. Se puede acceder a ella aquí, la misma está solo disponible en idioma inglés.

La posibilidad de calcular “la edad del corazón” dejó en evidencia en los Estados Unidos, que uno de cada 2 hombres y 2 de cada 5 mujeres tienen un corazón 5 o más años mayor que su edad real.

En la Argentina, una de cada tres muertes es de origen cardiovascular y el infarto agudo de miocardio (IAM), con más de 50.000 registros al año, es una de sus presentaciones más agresivas y frecuentes: produce anualmente 15.272 muertes (2011), de las cuales 5.606 corresponden a personas menores de 70 años.

Según las estadísticas, el 90% de los infartos se ocasiona por uno o varios de los siguientes factores de riesgo: tabaquismo, obesidad, Diabetes, sedentarismo, dislipemias e hipertensión arterial. En el caso de los pacientes hipertensos, tienen 4,6 veces más probabilidades de sufrir un infarto agudo de miocardio.

¿Por qué es tan importante cuidar nuestro corazón? Porque actúa como una bomba que impulsa la sangre hacia los demás órganos, tejidos y células del organismo. Además, la sangre bombeada por el corazón suministra oxígeno y nutrientes a cada célula y recoge el dióxido de carbono y las sustancias de desecho producidas por esas células, pero si el flujo de sangre al corazón disminuye o se detiene o el ritmo de los latidos se altera, podría peligrar la vida. En este sentido, podemos decir que el corazón es como el motor de un auto: la forma en que se trate determinará cuánto tiempo funcionará y de qué manera.

.

También te puede interesar...