Sin un diagnóstico adecuado la psoriasis puede ser discapacitante

dermnet_rf_photo_of_chronic_psoriasis_on_arm

Uno de los lugares del cuerpo donde se puede manifestar la psoriasis es en los codos.

Por Dr. Daniel Cassola

La psoriasis es una enfermedad de la piel que causa descamación e inflamación y a su vez dolor, hinchazón, calentamiento y coloración.

Regularmente las células de la piel crecen desde las capas más profundas y suben lentamente a la superficie, reemplazando constantemente a las células muertas. Este proceso se llama renovación celular y tarda aproximadamente un mes.

Con la psoriasis, la renovación celular ocurre en sólo unos pocos días, lo que provoca que las células nuevas suban demasiado rápido y se acumulen en la superficie.

En la mayoría de los casos la psoriasis causa parches o placas de piel gruesa, enrojecida y con escamas plateadas. Estas placas pueden producir picazón o dolor. A menudo se encuentran en los codos, las rodillas, otras partes de las piernas, el cuero cabelludo, la parte baja de la espalda, la cara, las palmas de las manos y las plantas de los pies. También pueden aparecer en otras partes tales como las uñas de las manos y los pies, los genitales y la parte interior de la boca.

Cualquiera puede sufrir psoriasis, pero es más común en adultos y en aquellos que tienen antecedentes familiares. Además la Organización Mundial de la Salud la reconoce como una enfermedad crónica, no transmisible, dolorosa, desfigurante y discapacitante.

Hasta aquí los datos científicos de la enfermedad. Pero existe otro costado, al que podríamos llamar social, cuando hablamos de psoriasis.

Se calcula que en Argentina hay alrededor de 800 mil personas con psoriasis. Pero muchos de ellos no tienen su diagnóstico, e incluso hay quienes lo tienen y, por falta de información, no siguen los tratamientos adecuados.

Como en tantas otras patologías, es fundamental el diagnóstico precoz. Si bien la mayoría de los casos son de psoriasis leve, en el que está comprometido menos del diez por ciento de la superficie corporal, los casos que son considerados graves pueden derivar en patologías severas como la artritis psoriásica.

Por ello es conveniente, ante la aparición de las lesiones que describimos, la consulta con el dermatólogo. Es el dermatólogo el especialista de cabecera que debe llevar adelante el tratamiento y el diagnóstico de la enfermedad.

Es importante conocer estos datos porque, como siempre decimos, la salud empieza por estar bien informado.

.

También te puede interesar...