Sin acuerdos para nuevas medidas el pronóstico de la segunda ola es sombrío


Los casos continúan con un gran crecimiento, baten récords en la Ciudad de Buenos Aires y aumentan en un 65 por ciento en los últimos catorce días en todo el país. Se contagió el presidente Alberto Fernández. No hay acuerdo para nuevas restricciones en el AMBA. Posiciones encontradas entre Provincia y Ciudad.

Por Dr. Daniel Cassola

En todo el país los casos positivos de coronavirus crecieron en un 65,2 por ciento en las últimas dos semanas. En la Ciudad de Buenos Aires, a su vez, se bordean los peores registros con cerca de dos mil positivos por día. El abrupto salto que produjo la segunda ola de la pandemia genera un panorama sombrío. Si la velocidad de contagio no se sofrena en dos semanas la Ciudad tendría alrededor de 4 mil casos diarios y la Provincia unos 14 mil. No es un escenario sostenible para el sistema de salud.

Por otra parte, según el Institute for Health and Metrics Evaluation (IMHE) de Estados Unidos, si no se toman nuevas medidas, o sea si todo sigue igual, para el primero de julio Argentina registraría más de cien mil muertes por coronavirus, por lo que la cantidad de fallecidos en la pandemia, que hoy son más de 55 mil, prácticamente su duplicarían en los próximos tres meses. En otras palabras, si no se diseña algún tipo de estrategia para frenar a la segunda ola, la pandemia va a producir los mismo daños que produjo durante el lapso marzo 2020 – marzo 2021 en solo tres meses, el otoño de 2021.

Dado este cuadro de situación la pregunta, que seguramente se plantean los funcionarios del área sanitaria, sea qué hacer. La semana pasada el dato de la pobreza que reveló el Indec, donde se ubica el 42 por ciento de la población, es espeluznante. Es probable que cualquier medida restrictiva, de circulación, de horarios, de actividades o de lo que sea afecte la muy tenue recuperación de los últimos meses. El margen de acción, en ese sentido, es muy acotado.

Fundamentalmente hay dos posiciones, como en casi toda la pandemia, en el AMBA. Es sabido que no tiene sentidos tomar medidas en el Conurbano y no en la Ciudad de Buenos Aires. La ciudad, como continuo, es una sola. El gobierno de Axel Kicillof va por restricciones en el transporte público, la nocturnidad y en las actividades recreativas donde se producen aglomeraciones. Por los trascendidos en distintos medios desde el gobierno de la Ciudad no apoyan ese tipo de medidas ya que sostienen que hay que aumentar los testeos y la vacunación, mientras que hay que alentar el teletrabajo en todos los puestos donde sea posible. Lo que se espera para esta semana es una negociación entre ambos gobiernos, en la que es posible que los dos cedan algo para llegar a un acuerdo.

En público las autoridades bonaerenses fueron mucho más elocuentes que sus colegas porteños. “El aumento de los casos en la última semana fue explosivo”, afirmó el gobernador Axel Kicillof. “Pese a que ya veíamos un crecimiento de los casos, desde la semana anterior se observa una duplicación día contra día que da cuenta de que se quebró la dinámica de la curva de contagios”, aseveró el viceministro de Salud Nicolás Kreplak. En la ciudad, en silencio, se comenzaron a acondicionar los hospitales públicos para recibir más casos de coronavirus. Las cirugías que no son urgentes se postergarán y los recursos en laboratorios y guardias se orientarán a todo lo que tenga que ver con la atención de la pandemia.

La dinámica de la segunda ola lleva a que nuevamente, la información deba revisarse día a día. Será importante observar qué pasa con los primeros registros en días hábiles durante la semana luego de los feriados de la Semana Santa. Si el ritmo de aumento continúa es probable que se tome alguna decisión. De lo contrario el sistema sanitario se asomará, una vez más, al abismo.

.

También te puede interesar...