Según un estudio se morirían 2600 personas menos por año si se reduce el consumo de gaseosas

Por Dr. Daniel Cassola

Luego de la conflictiva reforma previsional el Congreso comenzó a abordar la reforma tributaria, que ayer fue aprobada, con modificaciones con respecto al proyecto original, en la Cámara de Diputados. Resta su tratamiento en el Senado para que rija.

Una de las concesiones que efectuó el gobierno fue el de retroceder en gravar más onerosamente a las bebidas azucaradas. Los diputados de Tucumán, conducidos por el gobernador Juan Manzur, consiguieron su objetivo luego de prestar quórum y votos para las últimas sesiones.

Por estos días se difundió un estudio realizado por el centro de estudios Centro de Estudios de Estado y Sociedad (CEDES), realizado en línea con las recomendaciones de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que concluye que “al menos 2600 muertes podrían evitarse si la población argentina disminuyera un diez por ciento el consumo de gaseosas azucaradas”.

Por otra parte, la investigación denominada “BASTA, Bebidas azucaradas, salud y tarifas en Argentina”, también indica que ante un aumento del 10 por ciento en el precio de estos productos, su demanda caería un 11,2 por ciento.

Actualmente las bebidas azucaradas en base a limón tributan una alícuota del 4 por ciento y el resto, siempre que no tengan alcohol, un 8. El proyecto del oficialismo subía ambos gravámenes al 17 por ciento pero ese artículo fue desechado, por pedido de los legisladores tucumanos, al tratar el proyecto en particular.

Según la investigación, dirigida por el médico Raúl Mejía, el consumo de bebidas azucaradas se estudia porque busca aportar evidencia para llevar adelante políticas públicas que ayuden a prevenir y controlar la epidemia de obesidad y otras enfermedades no transmisibles, como las afecciones cardiovasculares y la diabetes, que impactan de forma creciente en la población argentina.

El trabajo incluye estimaciones estadísticas que muestran que -en el escenario más conservador- la reducción de un 10% del consumo de bebidas azucaradas en la población evitaría cada año unas 2.639 muertes por causa cardiovascular; unos 13.385 casos de diabetes; y cerca de 4.000 eventos cardíacos y cerebrovasculares, los cuales generan muchas veces discapacidades.

“La estrategia de incremento de impuestos a las bebidas azucaradas fue impulsada en México con muy buenos resultados”, recordó el consultor en Enfermedades no transmisibles de la OPS/OMS en Argentina, Sebastián Laspiur, durante la presentación del estudio, el cual consideró que es de “enorme importancia tanto para Argentina como para el resto de los países de la región”.

Con el objetivo de disminuir el sobrepeso y la obesidad, la OPS también llama a los países a incorporar el etiquetado frontal en los envases para mejorar la información y los derechos de los consumidores, restringir la publicidad sobre productos alimentarios dirigidos a niños y proteger los entornos escolares de la alimentación inadecuada.

Argentina tiene la segunda tasa más alta de sobrepeso en menores de 5 años de América Latina y el Caribe con un 9,9%, según el Panorama de Seguridad Alimentaria y Nutricional elaborado recientemente por OPS/OMS y la FAO.

.

También te puede interesar...