Se viene un PAMI más transparente

hqdefault

Regazzoni brindó una conferencia de prensa y luego entrevistas en distintos medios.

Por Dr. Daniel Cassola

Se puede confiar o desconfiar de las intenciones de la nueva administración, pero hay una realidad: el PAMI no puede ser más oscuro que en la gestión anterior. Ayer el ministro de Modernización del Estado, Andrés Ibarra junto con el titular de la obra social, Carlos Regazzoni anunciaron nuevos métodos de trabajo y dieron a conocer un (preocupante) estado de situación sobre los números de la institución que brinda atención a alrededor de cinco millones de afiliados.

En primer lugar, Ibarra confirmó que el PAMI será la primera área del Gobierno Nacional en hacer pública “toda su información”. El ministro prometió que “cualquier ciudadano podrá acceder por internet a las contrataciones, designaciones, salarios y demás informaciones” sobre la gestión del instituto.

Aunque esto se implemente parcialmente significa un avance descomunal con respecto a la administración de Luciano Di Césare, que partió sin publicar los últimos balances. La restricción sobre los números de la obra social era prácticamente total. En el año 2012 la ONG Asociación por los Derechos Civiles (ADC), logró un fallo favorable de la Corte Suprema para que el PAMI publicara los gastos en publicidad de los meses de mayo y junio de 2009.

Para tal sentencia la Corte se basó en el principio que tiene todo ciudadano para acceder a la información que debe ser pública. En aquel entonces el PAMI arguyó que las leyes sobre información pública no pesaban sobre su administración por referirse solo a las instituciones que forman parte del Estado. La obra social consideraba que su situación legal y jurídica era independiente del mismo. El argumento fue desestimado por los jueces, pero muestra los denodados esfuerzos de Di Césare para ocultar todo lo que podía permanecer oculto.

Según informó ayer Regazzoni, las consecuencias de la administración pasada son un déficit operativo de 200 millones de pesos y deudas por 5000 millones de pesos. Además el PAMI cuenta con un planta de alrededor de 15 mil empleados, sobre la que el nuevo director no descartó posibles despidos. “Pueden ser muchos o pocos, dependen si trabajan o no”, comentó, y luego añadió que su gestión estará alineada con el Gobierno Nacional en la política de “apartar a quienes cobran un sueldo para hacer política y no para trabajar”.

Por último reconoció algunos problemas puntuales con insumos y proveedores pero aclaró que ayer se comenzaron a saldar algunas deudas con las farmacias y otros prestadores. Hay moras en los pagos que ascienden hasta los seis o siete meses, según admitió Regazzoni.

En poco más de un mes de gestión no se puede hacer ningún balance ni caracterización ajustada de la nueva administración. Si se cumplen las promesas que escuchamos ayer en conferencia de prensa, estaremos ante una gestión mucho más transparente que la que ejerció Di Césare durante ocho años. De todas maneras, más oscura no puede ser.

.

También te puede interesar...