Se triplicaron los casos de sífilis en los últimos años

Por Dr. Daniel Cassola

Según números del Ministerio de Salud de la Nación, entre 2011 y 2017 los casos de sífilis pasaron de 3875 a 11.709. Esto muestra que en seis años se triplicó la cantidad de personas con sífilis, la mayoría son jóvenes entre 17 y 30 años.

Como casi cualquier otra enfermedad de transmisión sexual, la sífilis –que puede provocar, si no se trata a tiempo, ceguera, demencia e incluso la muerte– se previene con el uso del preservativo.

Sin embargo, desde la Aids Healthcare Foundation (AHF), una organización norteamericana que trabaja con personas infectadas con VIH, advirtieron en un informe que en Argentina sólo el 14,5 por ciento de las personas «utiliza siempre el preservativo», mientras que el 65 por ciento lo usa «en algunas oportunidades» y el 20,5 por ciento «no lo usa nunca».

«Aún sigue siendo fundamental que desde el gobierno, la comunidad médica y la sociedad civil se refuercen las campañas de concientización, educación y difusión sobre la prevención con el uso del preservativo y la detección precoz mediante los testeos para minimizar los riesgos de transmisión», enfatizaron desde la AHF.

Por otra parte, se sospecha que los casos de sífilis serían muchos más que los que se diagnostican. Alcira Bermejo es coordinadora de la sección de enfermedades de trasmisión sexual del Hospital Muñiz y sostiene que la enfermedad ya tiene características epidémicas.

«En las enfermedades de transmisión sexual nunca los datos son precisos, porque no se declaran todos los que se diagnostican. Solo en nuestro servicio, llevamos vistos más de 1500 pacientes en dos años. Un promedio de 15 por semana. ¡En cinco días! Es tremendo», comentó recientemente la profesional.

La sífilis es una enfermedad de trasmisión sexual producida por la bacteria Treponema Pallidum. Se contagia al mantener relaciones sexuales vaginales, orales o anales sin preservativo con una persona infectada, y también hay transmisión de madre a hijo durante el embarazo.

Los síntomas suelen aparecer a los 20 días de que la bacteria ingresa al organismo. Comienza con pequeñas llagas –que no duelen– en la vagina, el pene, la boca o el ano, que desaparecen sin tratamiento.

Seis meses más tarde, pueden aparecer erupciones en el cuerpo, fiebre y caída del cabello. Si se deja progresar la enfermedad puede provocar ceguera, demencia, parálisis y otras enfermedades graves (incluso la muerte).

.

También te puede interesar...