Se pueden reforzar las defensas del organismo mediante la alimentación

Por Dr. Daniel Cassola

Las infecciones respiratorias, las bronquiolitis, las gripes y demás afecciones comunes en invierno se pueden prevenir de diferentes maneras, o mejor dicho, adoptando distintas conductas preventivas. No fumar, ventilar los ambientes, vacunarse si se pertenece a un grupo de riesgo e higienizarse las manos con frecuencia son las medidas básicas.

Pero también podemos fortalecer las defensas de nuestro organismo por medio de la alimentación. Según sostienen los especialistas existe evidencia científica sobre el positivo efecto que tienen algunos nutrientes con respecto al sistema inmunológico, de hecho los llaman “inmunonutrientes”.

Las vitaminas de distinto tipo, por ejemplo, pueden tener efectos muy positivos en las defensas. La A es antioxidante y ayuda a proteger las mucosas y la encontramos en vegetales como la zanahoria, la calabaza, el zapallo o el melón o en alimentos de origen animal como la caballa o el hígado. La B estimula las defensas y está presente en cereales, verduras verdes, legumbres y hongos. La C favorece el crecimiento y la reparación de los tejidos del cuerpo y se consume mediante cítricos, ananá, sandía, kiwi, frutos rojos, pimientos y verduras de hojas verdes y oscuras. Por último, la vitamina E es considerada antioxidante y la encontramos en semillas de girasol, almendras y avellanas.

Dos alimentos baratos con buenas propiedades para nuestro cuerpo son el ajo y la cebolla. Ambos tienen efectos antisépticos, antimicrobianos y mejoran la respuesta del organismo ante los virus y las bacterias. Pero, vale la aclaración, el ajo pierde estas propiedades al cocinarse y la cebolla no.

También se destaca que es importante la ingesta de aminoácidos (a través de mariscos, carnes, quesos, huevos, cereales, legumbres, fruta seca y soja), el ácido graso omega 3 (salmón, caballá, atún), el zinc (yemas, nueces, mariscos, hígado), los lácteos y el jengibre.

En conclusión, podemos tener una alimentación perfectamente saludable si combinamos distintos tipos de alimentos. En general las verduras y las frutas, muchas veces olvidadas en nuestros menús diarios y menospreciadas por los más chicos, aportan muchos componentes beneficiosos para nuestra salud.

Los beneficios que podremos sacar de la alimentación saludable son variados, ya que además de aumentar la efectividad de nuestro sistema inmune, podremos mantenernos en un peso adecuado y disminuir factores de riesgo de muchas enfermedades.

.

También te puede interesar...