Salir o no salir, esa es la cuestión


En la nueva fase de la cuarentena confirmada hasta el 10 de mayo el gobierno nacional sugirió habilitar salidas recreativas limitadas pero las autoridades de las principales ciudades del país no las autorizaron. De a poco los casos de coronavirus van subiendo.

Por Dr. Daniel Cassola

Nuevamente la pandemia nos obliga a un ejercicio de balance. Ya no entre economía y salud sino entre dos tipos de salud. El gobierno nacional habilitó la posibilidad de salidas recreativas, de no más de una hora y no más allá de los 500 metros, sin utilizar transportes públicos ni automóviles, pero, por ahora las autoridades de los principales conglomerados urbanos dijeron que no.

Hoy durante el parte de situación diario, la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, explicó que las salidas tienen un propósito “sanitario”, que se pensó “por el bienestar psicofísico de las personas”. Por su parte, el vicejefe de gobierno porteño, Diego Santilli, dijo hoy que “no es fácil coordinar que la gente salga a la calle en una ciudad como la nuestra”, y agregó que “recién esta semana vamos a poder analizar la semana de mayor apertura que fue la pasada”.

La preocupación del gobierno porteño es por la suba moderada, pero suba al fin, de la cantidad de casos. En el parte diario no se baja de cien contagios desde hace cinco días. Aproximadamente en Argentina el índice de contagios es de 1,1, lo que quiere decir que 10 infectados generan 11 nuevos casos. Entonces, se produce una suba paulatina de la cantidad de portadores de la enfermedad.

En los lugares donde las cuarentenas se relajaron más o se levantaron el índice bajó de 1, lo que proyectado en el tiempo lleva a la baja de casos. “Estamos en un crecimiento muy lento, pero estamos creciendo, especialmente en algunos distritos. Si relajamos la cuarentena, la reproducción va aumentar. El virus no desaparece espontáneamente, sino por las medidas impuestas de distanciamiento físico”, sostuvo recientemente Omar Sued, presidente de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI) e integrante del grupo de asesores del Ministerio de Salud de la Nación.

Sued sostiene que no hay que relajarse porque tanto el conurbano como la Ciudad de Buenos Aires son distritos muy grandes y, por lo tanto, muy difíciles de manejar. Además es dónde están centralizados la mayoría de los casos.

En el anuncio que el presidente Alberto Fernández hizo el sábado se explicó que hay distintas fases de la cuarentena. Ya pasamos por las de “aislamiento estricto”, las primeras dos semanas, y “aislamiento administrado”, los últimos días en que más actividades fueron permitidas. Actualmente, y al menos hasta el 10 de mayo, la etapa se denomina “segmentación geográfica”. Algunas zonas, sobre todo en las que viven menos de 500 mil personas, pueden comenzar a relajar las restricciones. Para porteños y bonaerenses, por ahora, sigue todo igual. La siguiente, denominada “reapertura progresiva”, se comenzará a implementar si la velocidad de duplicación de los casos es mayor a los 25 días.

Por el momento los gobernantes de las principales ciudades parecen querer evitar las fotos de lo que sucedió en España durante el fin de semana. Allí relajaron la cuarentena y la gente masivamente llenó las plazas, los shoppings que abrieron y dejaron de lado cualquier recomendación de distanciamiento social.

Al parecer la cuarentena todavía va para largo. Falta mucho para volver a la normalidad, o a una nueva normalidad. “Si eres paciente en un momento de ira evitarás cien días de tristeza”, reza el proverbio chino. Por ahora, después de un fin de semana de anuncios, paciencia y a seguir cada uno en su hogar.

.

También te puede interesar...