Qué hacer y qué no ante una quemadura

Por Dr. Daniel Cassola

Todos los funcionarios de salud del país aconsejan no utilizar pirotecnia, sobre todo en estos días próximos a los festejos por el año nuevo. También hay asociaciones de padres de niños con autismo que piden encarecidamente suprimir su uso, ya que las explosiones afectan negativamente a los chicos. Las organizaciones protectoras de animales también piden evitar los fuegos artificiales y son muchos los dueños de perros que los dopan para evitarles la alteración de los estallidos.

Sin embargo, según las empresas del sector de la pirotecnia, las ventas no han bajado. En los últimos años se han sostenido, e incluso han aumentado. La gente, según informaron, prefiere ahora los productos que son más lumínicos y menos explosivos.

De todas maneras, con cualquiera de estos instrumentos podemos sufrir quemaduras y lesiones en los ojos. Todos los elementos de pirotecnia son peligrosos, por lo que se recomienda no usarlos, ahora si se van a utilizar es fundamental no dejarlos en manos de los niños.

Incluso se recomienda que los menores estén apartados del lugar donde se manipulan estos productos. No es necesaria la manipulación directa para lastimarse, de hecho entre el 25 y el 50 por ciento de los niños afectados suelen ser observadores, según información del área de Quemados del Hospital Sor María Ludovica de La Plata.

Ante la posibilidad de sufrir una quemadura los especialistas recomiendan una serie de conductas. Es importante seguirlas ya que de lo contrario podemos agravar las heridas. Las recomendaciones son las siguientes:

– Lavar la zona con agua fría y jabón neutro, tratando de eliminar restos de pólvora y cuerpos extraños.

– Envolver la zona con telas limpias y húmedas (una toalla, por ejemplo).

– Si la quemadura es en dedos, separarlos con gasas húmedas antes de vendarlos.

– Retirar anillos, pulseras u otros elementos que causen presión sobre la zona quemada.

– Concurrir al hospital más cercano para su evaluación y tratamiento.

– No aplicar lociones, cremas, ungüentos, hielo, pasta de dientes, alimentos congelados, grasa, amidón de maíz, tomate, etc.

– No remover la piel resquebrajada ni reventar las ampollas.

– No aplicar presión en la zona.

La idea es que un festejo en familia no se transforme en una excursión al hospital o algo peor, y que todos podamos empezar de la mejor manera el año nuevo que está por comenzar.

.

También te puede interesar...