¿Qué está pasando en el Hospital Posadas?

Por Dr. Daniel Cassola

El Hospital Posadas, ubicado en El Palomar, partido de Morón, es uno de los más grandes e importantes de la provincia de Buenos Aires. Se trata de un hospital general ya que atiende pacientes de todas las edades y debería contar con unas 500 camas disponibles para quienes necesitan del sistema público de salud.

Durante este año la gestión del hospital lleva adelante una política de despidos masivos. Ya son alrededor de 300 los trabajadores cesanteados. 41 de ellos, al menos, son profesionales médicos y fueron despedidos en las últimas semanas.

Tan grave es la situación que la dirección del Posadas tuvo que aclarar públicamente que no está en los planes el cierre del mismo. Lo que sí ya es un hecho es la discontinuación de algunos servicios. Hoy se encuentra cerrado el servicio de Cirugía Cardiovascular Infantil y solo están en funciones la mitad de las camas en la terapia intensiva pediátrica.

El plan para el futuro del hospital, si es que existe, no fue explicitado. Los trabajadores cesanteados solo recibieron una excusa formal para su despido en la que dice que cada uno de los echados no se “ajusta” al “número óptimo que tiene que tener la plantilla”.

Los despidos son fáciles de llevar adelante, al menos en una primera instancia, porque en el Hospital Posadas desde hace décadas funciona un tramposo sistema de contratos. Para comenzar a trabajar se contrata a un trabajador por un número determinado de meses, generalmente 6 o 12. Al terminar dicho período se debería dejar de contar con el trabajadores o efectivizarlo, pero la práctica es que el contrato se extiende indeterminadamente para eludir cargas sociales y demás gastos.

Por ejemplo en estos días fue despedida Mirta Arceri, ex enfermera del servicio de Terapia Intensiva Pediátrica tras 18 años de estar contratada. En el Posadas, el 85 por ciento es personal contratado, lo que permite el despido sin indemnización. Se termina el contrato y ya, aunque esto esté en contra de las leyes laborales.

Los despidos generaron un efecto cascada. Ya hubo una decena de jefes de servicio y especialistas que presentaron sus renuncias en solidaridad con los despedidos. Es lo que sucedió en el servicio de Cirugía Cardiovascular Infantil. Primero echaron a dos cirujanas del equipo, por lo que renunció el jefe del servicio, el médico Christian Kreutzer. Acto seguido dimitieron los otros cinco profesionales del servicio que quedó absolutamente vacío.

Según cuentan los trabajadores, el director de recursos humanos del hospital, Juan Ignacio Leonardi, se ufana de que “cualquiera puede renunciar, total hay un montón de médicos latinoamericanos que por dos mangos van a venir a trabajar de monotributistas”. No parece un plan digno de un hospital que fue y es de excelencia, tanto en sus servicios como en su formación.

A todo esto el hospital se encuentra lejos de funcionar con normalidad. Hay turnos y cirugías que se están reprogramando para dentro de varios meses. ¿Cuál será el plan para el futuro del Hospital Posadas?

.

También te puede interesar...