Preocupante: baja el uso de cinturón de seguridad, sobre todo en los asientos traseros


Por Dr. Daniel Cassola

En la Ciudad de Buenos Aires, estudios realizados en los últimos años por la ONG Luchemos por la Vida, revelan que se registra un descenso general del uso  del 29% promedio, respecto de las mediciones realizadas desde el año 2004. En otras ciudades del país la situación es aún mucho peor. Pese a ser obligatorio por ley, algunas personas todavía se resisten a colocárselo, porque no está totalmente convencida de los efectos protectores de los cinturones de seguridad.

Muchos adultos han comprendido, en Estados Unidos, que es más seguro que los niños viajen en el asiento trasero correctamente sujetos, pero cuando se trata de su propia seguridad, existe una percepción errónea y muy común, de que abrocharse el cinturón es opcional. Según una encuesta del Insurance Institute for Highway Safety (IIHS) de los Estados Unidos, a 1.172 adultos, 4 de cada 5 de los encuestados admiten que no siempre usan cinturones de seguridad en el asiento trasero, en los viajes cortos o en viajes en taxi o servicio de transporte público.

Según sostiene Luchemos por la Vida en un comunicado, “es necesario activar urgentemente todos los controles de uso del cinturón de seguridad y Sistema de Retención Infantil (SRI) para salvar muchísimas vidas. Una vez reforzados, esos controles deben mantenerse en el tiempo, y deben ser permanentes y generalizados, es decir, que se realicen en distintos y cambiantes puntos -no sólo en el centro, sino también en los barrios y accesos a la ciudad-, alternativamente a toda hora del día, pero también de la noche, tanto los días hábiles como los feriados. Es decir que deberán existir todos los meses del año, y por muchos años”.

Lamentablemente, la falta de uso del cinturón de seguridad suele ser la causa los desenlaces fatales en los siniestros de tránsito. La efectividad de los cinturones como medio eficaz para salvar vidas en caso de siniestro es una verdad científicamente demostrada. 

El cinturón de seguridad es el principal salvavidas, ya que impide golpearse o ser despedido del vehículo por la fuerza de la inercia, hacia una muerte casi segura. En la ciudad, aún a poca velocidad, también evita la muerte o lesiones graves.

Los países con más experiencia y más avanzados en seguridad vial ya lograron que todos usen el cinturón de seguridad en los vehículos, y así, salvar muchas vidas. En nuestro país, podríamos salvar nada menos que 1.000 vidas cada año, si logramos que todos usen siempre el cinturón de seguridad, sostienen.

Para su protección y seguridad, es muy importante que los chicos viajen siempre, incluso en trayectos cortos, en los asientos traseros del vehículo, en sus butacas especiales (SRI), correctamente instaladas con el sistema de anclaje o con el cinturón de seguridad del vehículo. En caso de siniestro, puede salvarle la vida.

Además, la Ley Nacional de Tránsito dispone que es obligatorio los niños viajen ajustados al Sistema de Retención Infantil (SRI), en los asientos traseros del vehículo, hasta los 10 años.

.

También te puede interesar...