Por primera vez desde marzo en el AMBA se comienza a detectar un freno en los contagios

El récord de más de 8 mil casos positivos diagnosticados ayer se explica por los rebrotes en provincias como Santa Fe, Córdoba, Jujuy, Mendoza y Río Negro, entre otras. Si bien todavía no se puede afirmar de manera contundente, el pico parece haber sucedido en las dos primeras semanas de agosto.

Por Dr. Daniel Cassola

El coronavirus ha demostrado a lo largo de este año que no se pueden sacar conclusiones tajantes y definitivas hasta que la humanidad encuentre una solución al contagio y la enfermedad, lo que probablemente suceda cuando finalmente hayan vacunas y tratamientos. Hasta entonces convivimos con pocas herramientas, más allá de las medidas de prevención, con el virus.

Por lo que muestran los datos en los últimos días se produjo un leve descenso de los casos detectados en el AMBA, o sea tanto en la Ciudad como en la Provincia de Buenos Aires.  De los más de 8 mil casos detectados ayer, alrededor de 1700 se dieron en el interior, 5200 en suelo bonaerense y 1300 en la Ciudad (el redondeo de los números agiliza la lectura ya que lo que importa es la tendencia y no el detalle).

En la Ciudad de Buenos Aires los peores registros se dieron entre el 4 y el 6 de agosto, alrededor de los 1400 casos positivos durante tres días consecutivos. Luego el índice no volvió a esos niveles y parece haber comenzado a descender. Incluso por el 20 de julio se habían registrado peores indicadores que los actuales. Pasar de 1400 a 1300 no parece un gran logro digno de celebraciones, y de hecho no lo es, pero sí podría indicar, si se continúa sosteniendo, que el contagio comienza a mermar.

En la provincia de Buenos Aires, a pesar del alto dato de 5245 contagios de ayer, la tendencia parece ser la misma. En este caso los peores registros son más cercanos, entre el 10 y el 12 de agosto. En los últimos días el descenso había sido más pronunciado pero el dato de ayer resalta la importancia de manejarse con cautela. En una reunión que el gobernador Axel Kicillof mantuvo con varios intendentes se consignó, con cierto alivio, que los casos parecen ingresar en una meseta. Por dar algunos ejemplos, Berazategui tuvo su peor registro el 4 de agosto, Lomas de Zamora el 8 de agosto y La Matanza el 13. En los dos primeros casos hay una tenue baja desde hace dos semanas, situación que en el distrito más poblado del Conurbano lleva tan solo siete días.

Las noticias son inversas en las provincias, adonde la pandemia parece todavía no encontrar techo. Ayer la cuenta de casos más salientes fue de 290 de Santa Fe, 267 de Mendoza, 264 de Jujuy, 181 de Córdoba, 161 de Río Negro, 99 de Salta, 95 de Chaco, 59 de Neuquén, 55 de Tucumán, 51 de Entre Ríos, 47 de Tierra del Fuego. Hasta no hace mucho tiempo en casi ningún otro distrito fuera del AMBA los casos superaban la decena. Quizás sea cierto que la mayor actividad comenzó a trasladar al virus desde la metrópolis al interior del país.

Por el menor número de testeos los datos suelen bajar durante los fines de semana, por lo que habrá que esperar hasta los primeros días de la próxima semana para confirmar o no esta incipiente tendencia a la baja. Es hora de que porteños y bonaerenses puedan comenzar a recibir algo que se parezca a una buena noticia.

.

También te puede interesar...