Por más rápido que sea el desarrollo no habrá vacunas contra el coronavirus al menos hasta el año que viene

Luego de encontrar un producto seguro resta diseñar la logística para la fabricación de cientos o miles de millones de dosis. La carrera está en marcha y dos importantes laboratorios iniciaron pruebas clínicas en humanos. Aún quedan muchas preguntas por contestar.

Por Dr. Daniel Cassola

Una vacuna efectiva pondría al coronavirus en un lugar parecido al que ocupan hoy la gripe o la neumonía. Si la inmunización masiva se concreta los casos bajarían drásticamente y por lo tanto también los decesos. Pero para eso todavía falta un largo camino por recorrer.

Ayer las compañías Pfizer y Biontech comunicaron que tanto en Estados Unidos como en Alemania ya comenzaron las pruebas en humanos de cuatro tipos de vacunas distintas contra el coronavirus que fueron diseñadas desde cero en el tiempo récord de menos de cuatro meses. Las pruebas que se comenzaron son en adultos sanos de entre 18 y 55 años. Para una segunda fase se prevén testeos en adultos mayores de más de 65 años.

Según sostienen las compañías en un comunicado enviado ayer a los medios de prensa, inéditamente las autoridades reguladoras están siendo parte del estudio ya que están siguiendo los progresos en tiempo real. Comúnmente una vez terminado el proceso de diseño de una vacuna, las autoridades, la FDA en Estados Unidos (el equivalente a la ANMAT en Argentina), se toman un tiempo para evaluar los resultados y decidir si el producto es apto o no para el uso.

Según se informa hoy en un artículo en el diario estadounidense The New York Times hay otros tres modelos de vacunas que están siendo probadas en humanos, aunque no se especificó de qué laboratorio o país se trata. En cualquier caso, si se determina que alguna de estas vacunas es eficiente, en el mejor de los escenarios, antes de fin de año se podrían fabricar algunos millones de dosis.

En un producto que podría ser indicado prácticamente para todo el mundo eso es muy poco. Recién en 2021, según sostienen Pfizer y Biontech, la producción podría ser de ciento de millones de unidades. Una expectativa muy optimista, según estos datos, podría ser la siguiente: recién en marzo del año que viene, esto es dentro de diez meses, se podría empezar a vacunar a los grupos de mayor riesgo.

Eso sería así si todo sale bien. Todavía surgen, en la comunidad científica de todo el mundo, muchos interrogantes al respecto. Tengamos en cuenta que se está comprimiendo un proceso, el desarrollo de una vacuna, que puede tomar diez años en diez meses. ¿Realmente serán efectivas esas vacunas? ¿Cuánto tiempo se necesita para medir los potenciales efectos secundarios?

Además resta el costado que no tiene que ver tanto con la ciencia que es el económico. Probablemente el legado de la pandemia sea el mayor derrumbe económico en la historia del capitalismo luego de que el mundo literalmente dejó de producir y consumir durante prácticamente ya tres meses. Entonces, ¿Cuál va a ser el costo de la vacuna? ¿Quién lo va a poder pagar?

En la carrera contra el coronavirus, a pesar de los adelantos que parecen prometedores, todavía tenemos más dudas que certezas.

.

También te puede interesar...