Pandemia a largo plazo: al menos un quinto de la población mundial no tendrá vacuna hasta el 2022

Lo sostiene un estudio de la Escuela de Salud Pública John Hopkins Bloomberg, la institución más prestigiosa de Estados Unidos en materia sanitaria que además lleva las estadísticas de contagios y muertos a nivel global. La mitad de las dosis que se producirán el próximo año ya fueron adquiridas por los países más ricos.

Por Dr. Daniel Cassola

Las naciones ricas, en la que vive solo el 14 por ciento de la población mundial, ya reservaron más de la mitad de las dosis de vacunas que se espera sean producidas por los 13 desarrolladores líderes el próximo año, según encontraron investigadores de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg. Incluso si todos los fabricantes de medicamentos producen vacunas eficaces y seguras y cumplen sus objetivos máximos de fabricación mundial, el estudio dijo que “al menos una quinta parte de la población mundial no tendría acceso a las vacunas hasta 2022”. O sea que, por triste que parezca, ese escenario es en cierta manera optimista ya que como se ve por esos días tanto la fabricación como la logística de la vacunación están expuestas a distintos contratiempos y imprevistos.

La investigación, publicada en la revista médica BMJ, analizó los datos disponibles públicamente y encontró que a mediados de noviembre, las reservas totalizaban 7,48 mil millones de dosis, lo que equivale a 3,76 mil millones de cursos de inmunización porque la mayoría de las vacunas requieren dos inyecciones. El estudio estimó que hasta el 40 por ciento de los cursos de vacunas de los principales fabricantes podrían estar disponibles para países de ingresos bajos y medianos, pero dijo que esto dependería de cómo los países ricos compartan lo que han comprado.

“En diversos grados, el comercio y los viajes internacionales pueden sufrir continuas interrupciones hasta que se acceda a medidas preventivas o de tratamiento eficaces o hasta que la vacuna esté más disponible”, dijo el informe. Muchos países se han unido a un mecanismo de compra conjunta COVAX, coordinado por la Organización Mundial de la Salud y del que también participa Argentina, la Coalición para las Innovaciones en la Preparación ante Epidemias y la alianza de vacunas Gavi, con el objetivo de garantizar que las personas de todo el mundo tengan acceso a una vacuna, independientemente de la riqueza. La iniciativa espera tener dos mil millones de dosis disponibles para fines de 2021. Ni Estados Unidos ni Rusia se han sumado hasta ahora al programa.

Los autores de Johns Hopkins informaron que los precios de las vacunas oscilaban entre 6  y hasta 74 dólares por dosis. Descubrieron que si todas las vacunas funcionan como se esperaba, muchas naciones más ricas ya habrían reservado al menos una inmunización por persona. Los investigadores dijeron que Canadá había ordenado el equivalente a cuatro dosis por persona, Estados Unidos ha reservado solo lo suficiente para un curso de vacuna por persona, mientras que países como Indonesia han reservado menos de un curso de vacuna por cada dos personas.

La pandemia también ha funcionado como un resaltador de los problemas del mundo a la hora de su irrupción. Uno de ellos es la desigualdad. Mientras los ciudadanos canadienses pueden contar con hasta cuatro opciones de vacunación, por si alguna de ellas falla, los ciudadanos de los países más pobres deberán esperar que allí se completen los operativos para ver si finalmente la vacuna les llega. Como en un barrio rico en el que se mendiga comida al cierre de los restaurants, los países pobres deberán esperar qué y cuánto les sobra a los más poderosos.

.

También te puede interesar...