No vacunarse es una irresponsabilidad

maxresdefault

Hay comunidades naturistas que rechazan la vacunación.

Por Dr. Daniel Cassola

Nuevamente la Organización Mundial de la Salud lanzó un alerta por el tema vacunas. Resulta que hay muchas personas alrededor del mundo que no acceden a las mismas. Lo que resulta más preocupante es que hay miles que no se vacunan aunque tengan la posibilidad de hacerlo.

A nivel global, uno de cada cinco chicos no recibe las vacunas necesarias y se producen un millón y medio de muertes por año por patologías por las que existe inmunización.

La OMS ha detectado además que la no vacunación voluntaria, por llamarla de algún modo, es un fenómeno en crecimiento. Hay comunidades, grupos de gente, que sostiene en mitos esa conducta. Algunos creen que las vacunas pueden derivar en patologías como el autismo y otros simplemente sostienen que es mejor enfermarse y que el cuerpo se recupere solo.

En Argentina también tenemos este tipo de casos. Según información del Ministerio de Salud de la Nación, aquí se vacunan nueve de cada diez chicos, pero las comunidades llamadas naturistas también son un fenómeno creciente.

Las podemos encontrar en la zona andina de la Patagonia, en Córdoba, en la Quebrada de Humahuaca y también en la zona norte de Buenos Aires, donde sectores de altos y medios recursos deciden no vacunar a sus hijos por estas falsas creencias.

Según los especialistas, si una persona con sarampión, por poner un ejemplo, entra en contacto con alguno de los miembros de estos grupos, se puede producir una verdadera catástrofe.

Por este motivo se firmaron convenios con asociaciones de medicinas alternativas, ayurvédicas y homeopáticas para reforzar el compromiso de la vacunación.

En los últimos meses la OMS viene registrando una seguidilla de brotes provocados por esta falta de vacunación voluntaria. A comienzo de año hubo 500 casos de sarampión en Berlín, Alemania, por lo que se registró el fallecimiento de un bebé de un año y medio. En Estados Unidos, en el pasado julio, se confirmó la primera muerte por sarampión luego de doce años. Antes de la Copa América también hubo un brote de sarampión en Chile.

Por último, a mediados de junio, murió un niño de 6 años en Barcelona, España, por difteria. Fue el primer caso luego de 30 años.

La idea de vacunarse no es solo para protegernos sino también para proteger a nuestro entorno, fundamentalmente a los niños y adultos mayores. Hoy, en el siglo XXI, no vacunarse teniendo la posibilidad de hacerlo es una verdadera irresponsabilidad.

.

También te puede interesar...