No es saludable pasar 8 horas o más sentado frente a una computadora

Por Dr. Daniel Cassola

Desde la Fundación Cardiológico Argentina se propusieron difundir una serie de conductas para que las jornadas laborales, en especial cuando son extensas, sean más saludables. Permanecer sentado grandes lapsos de tiempo frente a la computadora puede afectar tanto al cuerpo como a la capacidad de atención y concentración.

Es normal escuchar que pasamos 8, 10 o 12 horas en el trabajo o la oficina estando sentados frente a una computadora. Pero, alguna vez nos preguntamos cuánto puede afectar esa rutina a nuestra salud.

Está comprobado que pasar una jornada de ocho horas sentado en la oficina puede ser perjudicial para nuestro cuerpo, además de afectar la capacidad de atención y concentración. De hecho, cuando pasamos horas sentados o de pie, después de un tiempo, nos empiezan a doler las piernas y el cuello.

Esto sucede justamente por permanecer mucho tiempo en una misma posición y adoptar malas posturas cuando estamos sentados. Además se puede agravar en situaciones de estrés.

Lo que recomiendan los especialistas es la pausa activa, que consiste en un conjunto de ejercicios físicos de corta duración (5-10 minutos) realizados en el puesto de trabajo que, desempeñados de forma preventiva y terapéutica, no producen desgaste físico. Sirve para ejercitar el cuerpo, estirar los músculos y aliviar las tensiones causadas por el estrés.

Su práctica en el puesto de trabajo permite mejorar el rendimiento y la eficiencia laboral; enriquecer las relaciones interpersonales, lo que mejora la concentración, disminuye el estrés físico y mental e incrementa la satisfacción en el trabajo.

Los ejercicios son muy simples, de menos de 5 minutos, que se pueden realizar en casa, en el trabajo o en cualquier lugar. Las actividades pueden consistir en estiramientos, ya sea de pie o sentados, de fortalecimiento, o para disminuir la fatiga visual. Los ejercicios se realizan de manera suave, relajada y en ningún caso se debe exigir el cuerpo para no provocar lesiones.

Algunos ejemplos de estos ejercicios para quien los quiera empezar a practicar:

– Realizar movimientos circulares de cadera (para evitar hernias discales o dolores lumbares).

– Elevar hombros hasta los 90° y con el otro brazo ejercer leve presión en los codos, para estirar.

– Flexionar caderas y rodillas, luego extender la columna y rodillas.

– Girar la cabeza hacia los lados hasta que el mentón quede casi en la misma dirección que el hombro.

– Encoger los hombros hacia las orejas y sostenerlo por 10 segundos.

– Realizar movimientos lineales y circulares de tobillo hacia ambos lados con cada pie.

– Estirar los brazos hacia al frente, juntar las palmas de las manos y realizar movimientos hacia abajo y arriba.

– Inclinar la cabeza hacia el hombro derecho, encoger los hombros hacia las orejas y moverlos hacia atrás en círculos y estirar el brazo derecho hacia el frente de manera que la palma de la mano quede hacia arriba.

– Por último, para relajar, inhalar y exhalar contrayendo el abdomen, relajando cada parte del cuerpo.

.

También te puede interesar...