Ni anorexia ni bulimia, ¿cuál es el principal trastorno alimenticio?

Son afecciones conocidas como subumbrales o no especificadas y constituyen el mayor número de consultas que realizan los pacientes a los especialistas. De qué se trata y cómo actuar en estos casos.

“El menor número de consultas es por anorexia nerviosa; luego le siguen las consultas por bulimia nerviosa y, por último, el mayor porcentaje es respecto a consultas de pacientes subumbrales”, dijo la doctora Alicia Langellotti, miembro del grupo de trabajo de trastornos alimentarios de la Sociedad Argentina de Nutrición.

Los pacientes con trastornos subumbrales o no especificados son aquellos que no llegan a tener todas las pautas diagnosticadas de anorexia y bulimia. ¿Posee menos gravedad que estas dos últimas? “En algunos casos sí; en otros -en cambio- pueden llegar a tener el mismo grado de gravedad que la anorexia y la bulimia. Esto depende de la base psicopatológica que tenga el paciente”, explicó la especialista en nutrición.

“Los trastornos subumbrales, en realidad son síntomas o características de una enfermedad, pero que según los criterios médicos no califican para ser llamados anorexia o bulimia”, dijo a Infobae la nutricionista Denise Ferrero (MN 8428). ¿Los síntomas? “Quienes padecen estos problemas, comen independientemente del hambre, tienen una autoimagen negativa, adoptan conductas extrañas con la comida y se sienten controlados e ignorados por personas importantes para ellos (en especial los padres de chicos o adolescentes).

En la población adolescente es donde más se ven estos trastornos, porque es una etapa de la vida en la cual se desarrollan grandes cambios a nivel corporal y psicológico.

Uno de los casos que más preocupa a los especialistas en la actualidad es el “síndrome por atracón”, el cual comparte una conducta alimentaria similar a la persona bulímica, pero sin mecanismos compensatorios. El caso típico es el de una persona que siente periódicos deseos de ingerir alimentos de forma descontrolada (en ocasiones, sobrepasando la ingesta de 6000 calorías diarias), pero, a diferencia de la bulimia, no busca contrarrestar el atracón provocándose el vómito o mediante la ingesta de laxantes y diuréticos

El 30% de los pacientes que consultan a un especialista por cuestiones de obesidad tienen el “síndrome por atracón”

“Otra cuestión importante de recalcar es que no toda persona que tiene un proceso de adelgazamiento o haya tenido alguna comida compulsiva y haya vomitado alguna vez, es necesariamente anoréxica o bulímica”, especificó la doctora Langellotti, quien agregó que “cada especialista debe ser muy estricto a la hora de diagnosticar al paciente”.

¿Por qué la anorexia y la bulimia se manifiestan más en las mujeres?

“Esto se debe por varios motivos. Desde lo orgánico, el porcentaje de grasa corporal en las mujeres es mayor que en el de los hombres. La mujer acumula grasa en los muslos, los glúteos, en el abdomen y en las mamas, ya que son reservas de energía que serán utilizadas en un futuro embarazo. Entonces, la cantidad de grasa y su distribución orgánica en el cuerpo femenino es diferente que en la del hombre”, quien aclaró que “desde lo social, la presión por la figura delgada es mayor sobre la mujer que ante los hombres”.

Recomendaciones
La doctora Alicia Langellotti remarcó cuatro factores importantes para prevenir, tratar y actuar sobre los trastornos que provoca la alimentación:
Hay que tener mucho cuidado a la hora de prevenir estos trastornos, sobre todo cuando se promociona una dieta saludable, manifestando la necesidad de comer lo adecuado y no hacer dietas restrictivas, por el peligro que éstas implican.
No se debe hacer “promoción” de la enfermedad, contando cuáles son los síntomas de una paciente anoréxica o bulímica.
Es sumamente importante realizar consultas precoces y llevar a cabo un tratamiento multidisciplinario, donde intervengan psiquiatras, psicólogos, médicos nutricionistas, licenciados en nutrición y especialistas en actividad física, dependiendo de lo que necesite el paciente en cada momento.
La importancia del apoyo familiar es clave en el paciente que padece estos trastornos; porque son pacientes en los cuales influye el factor psicológico familiar. Al ser pacientes vulnerables y, en su mayoría, adolescentes y/o niños que aún dependen de su familia, necesitan de la contención de su entorno íntimo para poder llevar a cabo el tratamiento.

Fuente: Infobae

.

También te puede interesar...