Millonaria condena en EEUU contra el glifosato, el agrotóxico con el que se rocía gran parte del campo argentino


Por Dr. Daniel Cassola

La Justicia de Estados Unidos determinó que la compañía Monsanto-Bayer debe pagar 2000 millones de dólares a una pareja de agricultores de California que manipuló el agrotóxico y luego contrajo cáncer.

La sentencia, que es la cuarta que va en un mismo sentido en el último año, consideró que la compañía ocultó información sobre la toxicidad del glifosato.

El jurado californiano determinó que el diseño de la marca Roundup fue la causa principal del daño ya que el químico representa “un peligro importante” para las personas que lo utilizan. También destacó que Monsanto “no proporcionó una advertencia adecuada sobre los riesgos potenciales”, lo que representó un factor importante para provocar el daño en la salud de Alva y Alberta Pilliod. 

Se llega, según la justicia, a la exorbitante cifra de 2000 millones de dólares porque se considera que Monsanto actuó con “vicio, dolo o mala fe” porque puso su producto en el mercado sin advertir sobre los problemas que ocasiona. Se considera que se actuó de manera “negligente” porque la multinacional o sabía o debería saber los efectos que produce el herbicida.

La primera condena para Monsanto-Bayer fue expedida en agosto de 2018, en California. Dewayne Johnson fue indemnizado con 78 millones de dólares por contraer cáncer en su trabajo como jardinero. El 27 de marzo pasado, un jurado de California se produjo otro fallo en el que se condenó a la empresa a pagar 80 millones de dólares por “negligencia”, al haber ocultado los riesgos de su herbicida Roundup.

La demanda había sido presentada por Edwin Hardeman, un jubilado de la ciudad de Sonoma. En el juicio se había concluido que el agrotóxico fue un “factor determinante” en el Linfoma No Hodgkin (cáncer) que se le diagnosticó a Hardeman en 2015.

En Argentina se aplica glifosato en 28 millones de hectáreas, más de 200 millones de litros cada año. Los campos de soja, maíz y algodón son rociados con el herbicida para que nada crezca, salvo los transgénicos. También se utiliza en cítricos, frutales de pepita (manzana, pera, membrillo), vid, yerba mate, girasol, pasturas, pinos y trigo.

Por ahora la única provincia argentina que prohibió su uso es Chubut. En las demás solo rigen fallos que impiden fumigar cerca de los asentamientos poblacionales o escuelas rurales.

.

También te puede interesar...