Mientras se extiende la cuarentena la población sube de peso


Según datos del servicio sanitario del Reino Unido, el 75 por ciento de los pacientes que llega a cuidados intensivos por coronavirus tiene sobrepeso u obesidad. El confinamiento obligatorio genera angustia y ansiedad.

Por Dr. Daniel Cassola

Al menos en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), con conteos de casos y muertes en aumento por el Covid-19, se hace difícil vislumbrar el fin de la cuarentena. Si bien todavía es pronto, no parecería estar proyectada una mayor apertura de actividades para luego del 24 de mayo. Es más, si el Ministerio de Salud porteño lo considera necesario, se podría volver atrás con las autorizaciones para operar que recibieron distintos comercios en los últimos días.

Según los datos de la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo del Ministerio de Salud de la Nación, 6 de cada 10 personas (61,6%) mayores de 18 años están excedidas de peso, valor que se distribuye en un 36,3% con sobrepeso y 25,3% con obesidad, tendencia que viene en permanente aumento desde la realización del primer relevamiento en 2005.

Para que el sistema inmunológico se mantenga activo y sano es fundamental mantener una alimentación balanceada, equilibrada y variada, mantenerse activo, evitando el sedentarismo y realizar un buen descanso. Así lo advirtieron desde la Sociedad Argentina de Nutrición (SAN). En otras palabras, un peso y una alimentación saludable son condición necesaria, aunque no suficientes, para que nuestras defensas funcionen bien.

Para sobrellevar la cuarentena y evitar el aumento de peso, los nutricionistas de la SAN elaboraron una serie de recomendaciones para la población. En primer lugar hay que realizar 4 comidas diarias: desayuno, almuerzo, merienda y cena, aunque los horarios no sean los habituales. Si entre las comidas principales pasan muchas horas y quiere realizar alguna colación, elegir preferentemente alimentos saludables como frutas frescas o desecadas, frutos secos, un vaso con leche descremada, un yogurt descremado, un trozo de queso bajo en grasas, entre otras opciones.

Luego se sugiere incluir durante el día, gran variedad de tipos de alimentos, como ser verduras y frutas de estación, legumbres, cereales integrales, carnes, huevos, pastas y lácteos descremados, para garantizar así el consumo de suficientes de vitaminas y minerales.

Un aspecto fundamental es desvincular la comida de las emociones. El estrés y el aburrimiento no deberían llevarnos a comer media docena de facturas, por ejemplo.  En este sentido se recomienda evitar el picoteo e hidratarse preferentemente con agua. Las infusiones si se toman sin azúcar agregada, mejor.

En cuanto a la actividad física,  desde la SAN sugieren que “ante la falta de disponibilidad de gimnasios, parques o clubes, debemos encontrar en nuestro hogar nuevos espacios para movernos y desplegar todos los efectos positivos que podemos conseguir con la práctica de actividad física regular”. La falta de tiempo ya no puede ser una excusa.

Realizar actividad física regularmente en estos momentos es muy bueno porque levanta el ánimo, reduce el estrés y la ansiedad, fortalece la autoestima y ayuda a ser más productivo. “La actividad física es natural, es algo simple y contribuye a mejorar la calidad de vida en esta difícil situación”, subrayan los expertos.

Una manera de encarar la cuarentena es proponerse salir de esto con algo más de lo que entramos. Aprender a hacer algo nuevo, formarse en algo o, si lo consideramos como una cuenta pendiente, perder peso. Es deseable que el coronavirus no nos induzca a otros problemas que pueden ser crónicos y severos.

.

También te puede interesar...