Meningitis, una enfermedad fulminante


Por Dr. Daniel Cassola

Ayer fue el Día Mundial de la Meningitis, una patología que no presenta muchos casos (poco más de 500 por año en Argentina), pero que, como veremos, tiene una altísima tasa de mortalidad. Los más expuestos al contagio son los niños y los jóvenes y la mejor herramienta que tenemos para prevenirla es la vacuna, por eso es importantísimo tener presente cuál es el calendario de vacunación obligatoria.

La meningitis meningocócica es una infección bacteriana grave de las membranas que rodean el cerebro y la médula espinal que puede causar importantes daños cerebrales y es mortal en el 50% de los casos no tratados. La propagación de la enfermedad se ve facilitada por el contacto estrecho y prolongado a través de besos, estornudos, tos, dormitorios colectivos, vajillas y cubiertos compartidos con una persona infectada.

El periodo de incubación medio es de 4 días, pero puede oscilar entre 2 y 10 días. Incluso cuando se diagnostica tempranamente y se recibe tratamiento adecuado, un 5 a 10% de los pacientes fallece, generalmente en las primeras 24 a 48 horas tras la aparición de los síntomas. Las consecuencias de la enfermedad pueden ser fatales o pueden dejar secuelas neurológicas irreversibles como pérdida de la audición, discapacidad neurológica, amputaciones, entre otras. Los niños menores de 1 año constituyen el grupo más vulnerable, mientras que los adolescentes pueden ser portadores del germen.

La mayoría de los casos de meningitis por meningococo ocurre en personas sanas, sin ningún tipo de advertencia. Los síntomas más usuales son vómitos, sensibilidad a la luz, fiebre alta, cefalea, rigidez en la nuca y un estado de confusión. También, una forma menos frecuente de la enfermedad es la llamada “septicemia meningocócica”, caracterizada por una erupción cutánea hemorrágica y colapso circulatorio rápido.

El 33 por ciento de los pacientes tienen secuelas como daño cerebral, sordera y discapacidad de aprendizaje. Otra de las secuelas también es la pérdida de alguna extremidad del cuerpo por amputación. La transmisión de esta enfermedad puede ser por contacto con saliva del portador al hablar, toser, estornudar, bostezar, besar o tener contacto con artículos de uso personal.

En el mundo las zonas más afectadas con este padecimiento se encuentran en África. Asimismo, la enfermedad es prevenible hasta 100 por ciento gracias a la vacuna contra meningococo. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), al año se presentan 500.000 casos de meningitis alrededor del mundo y unas 50.000 personas mueren por la infección.

.

También te puede interesar...