Más controles en las fronteras y control en el aislamiento de los que regresen del exterior

Esas son dos medidas que pronto podrían estar en un decreto de necesidad y urgencia firmado por el presidente Alberto Fernández. Ayer hubo reuniones virtuales con gobernadores de las provincias fronterizas y los ministros de las áreas de Interior, Seguridad y Transporte.

Por Dr. Daniel Cassola

El gobierno planea medidas para paliar la segunda ola del coronavirus dentro de los márgenes posibles que le ofrece la realidad. Ni el humor social ni la economía bancan más medidas restrictivas. Ya no hay lugar para cuarentenas estrictas o confinamientos prolongados como los del año pasado por lo que se buscará operar dentro de las variables que todavía se pueden tocar.

Por eso, si se producen, los anuncios tendrán que ver con mayores controles para los turistas que regresen del exterior, un número de personas que actualmente se estima en 27 mil. Por otra parte se buscará desincentivar los viajes al exterior. Recientemente un vuelo trajo 44 egresados positivos de Covid luego de un viaje a Cancún. Son actividades que se buscarán evitar y, sobre todo, los viajes a Brasil, donde se encuentra la cepa de Manaos, que se cree una de las más peligrosas al momento.

En las reuniones mantenidas ayer todas las autoridades manifestaron preocupación por la llegada de nuevas variantes del Covid-19 a partir del intercambio de turistas y coincidieron en la importancia de reforzar los controles. “Estamos trabajando con todos los ministros de Salud de las provincias en distintas medidas de control y en que se cumplan los aislamientos y los protocolos sobre todo en los casos de estos turistas que vuelven de viaje”, indicó el jefe de Gabinete de la Nación, Santiago Cafiero, en declaraciones radiales. 

En Argentina las fronteras terrestres están cerradas desde el 24 de diciembre y el único tránsito autorizado para cruzar los pasos fronterizos es el del transporte de carga. El gobierno también está analizando nuevas medidas de control, además de las postas sanitarias establecidas para choferes. Al mismo tiempo, se evalúa declarar como esencial al personal de aquellas áreas que cumplen funciones relacionadas con el control de fronteras para acelerar su vacunación.

“Hoy Ezeiza es la única entrada que tiene el país”, aseguró Cafiero. Se espera, según indicó el funcionario, que los argentinos que están en el exterior regresen “de forma ordenada y segura”. “Van a ir volviendo con normalidad. Lo máximo que puede suceder es que haya reprogramaciones de algunos vuelos para unas horas o días después debido a la disminución gradual de vuelos que está realizando Transporte”, indicaron a un diario desde el Ministerio del Interior.

“Sigue siendo obligatorio realizar el aislamiento de siete días cuando se regresa del exterior”, indicaron desde la Dirección Nacional de Migraciones, cuya titular, Florencia Carignano, también participó de la videoconferencia con los gobernadores. A su vez, el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán, destacó durante una conferencia de prensa que “va a haber que controlar a los turistas que estén regresando mucho más activamente”.

Además de cancelar varios vuelos que van y vienen de Argentina, el gobierno obliga a firmar una declaración jurada a quienes quieran viajar en la que los hace responsables de las consecuencias que les traiga viajar en pandemia y en la que el Estado nacional advierte que no se hará cargo de la repatriación en caso de cerrarse las fronteras. Se espera para mañana o pasado un decreto del presidente que formalice las medidas que aquí adelantamos, y de las hablaron ayer en las mencionadas reuniones.

.

También te puede interesar...