Los trabajadores son la salud


Por Dr. Daniel Cassola

Mañana, primero de mayo, se celebra una vez más el día internacional del trabajador en conmemoración de los mártires de Chicago, dos obreros que fueron ejecutados por participar de protestas que buscaban conseguir la jornada de ocho horas. El lema que acompañaba las movilizaciones de entonces era: “ocho horas para el trabajo, ocho horas para el sueño y ocho horas para la casa”.

Desde el punto de vista de los trabajadores de la salud, con jornadas extendidas y guardias, el lema es inaplicable. Hoy el sistema de salud está sostenido por sus trabajadores y quizás, como sucede con otras profesiones, la actividad médica ha sufrido un deterioro notable en los últimos años.

Los profesionales de la salud no deben enfrentar solo a las enfermedades sino también a la crisis social que atraviesa a la sociedad. En los hospitales los médicos y enfermeras deben hacer frente a las agresiones que reciben de parte de los pacientes y sus familiares. Incluso sufren robos en sus lugares de trabajo por los escasos recursos que se destinan a la seguridad.

También sufren por la falta de infraestructura e insumos. enfermeras. Otro aspecto central de cualquier trabajo es la remuneración. Hoy los salarios nos son atractivos para los profesionales de muchas especialidades y por eso escuchamos denuncias de lugares vacíos en las guardias y los hospitales. Si se cobra mal y gran parte del salario en negro, un profesional que estudió durante casi diez años va a buscar, lógicamente, mejores condiciones de trabajo.

En este sentido, dentro de la medicina, hay un sinnúmero de situaciones que se dan en paralelo. Pero la gran mayoría, que es la que sostiene el sistema de salud argentino, tiene condiciones laborales y salariales que están por debajo de lo mínimo esperable para un profesional de la salud.

Por otra parte también queremos recordar, que a pesar del feriado de mañana, la tarea del médico nunca cesa. Mañana como cualquier otro día del año, sea feriado nacional o haya un fenómeno climático, hay médicos y enfermeros que trabajan. Cubren las guardias y atienden a los pacientes internados. Es una labor que requiere muchísima vocación. En algún momento reciente un funcionario había dicho que los médicos carecían de vocación para dedicarse a la pediatría y otras especialidades. Si tomamos como parámetro la actitud de la media de los políticos argentinos durante las últimas inundaciones podemos concluir que no tienen vocación de servicio. Como dijimos en su momento no quedó nadie de guardia. En esas horas tan complicadas fueron los vecinos y también los trabajadores de la salud los que pusieron el hombro para tratar de paliar la situación.

Por todos estos motivos hoy queremos recordar a los trabajadores de la salud. Son los que nos curan y nos atienden cuando padecemos algún mal. Y lo hacen a pesar de las malas condiciones de trabajo, las agresiones, el destrato que sufren por parte de la política y las bajas remuneraciones. Por eso hoy decimos que los trabajadores son la salud.

.

También te puede interesar...