Los trabajadores de la salud quieren ser tratados como esenciales

Ayer por primera vez desde que se inició la pandemia se registró un paro de los médicos de la Ciudad de Buenos Aires. Reclaman una mejora salarial luego de más de un año y medio sin paritarias. “Somos esenciales, queremos que nos paguen como esenciales”, fue el slogan de la jornada de protesta.

Por Dr. Daniel Cassola

Entre el anuncio sobre el proyecto que busca legalizar el aborto, la sesión maratónica en Diputados por el impuesto a la riqueza y otros temas, la noticia del primer paro médico en la Ciudad de Buenos Aires desde que comenzó la pandemia no tuvo la atención que merece. Desde hace meses que los profesionales de la salud son el sector de la sociedad que más esfuerzo hizo en un año de por sí difícil. Son los que no pueden hacer home office y aquellos que ponen el cuerpo. Si la pandemia es una guerra quienes trabajan en el sistema de salud son la primera línea, los que están en la trinchera.

Durante la pandemia los trabajadores de la salud también fueron y son quienes se enfermaron y murieron por el coronavirus. Peor aún fueron los casos en los que se registró un contagio con quienes conviven. Debe ser una sensación inexplicable que un hijo, pareja o padre se enferme por el trabajo que uno desempeña. Luego de tantos meses, y con una serie de reclamos que habían iniciado los enfermeros y enfermeras, los médicos decidieron parar y marchar a la sede del gobierno porteño en Parque Patricios.

El gobierno ofrece un aumento del 15 por ciento en tres cuotas mientras los profesionales demandan un 42 por ciento. Ningún cálculo serio ubica a la inflación de 2020, a pesar de la pandemia y el menor movimiento económico, por debajo del 35 por ciento. De no haber respuestas positivas los profesionales continuarán la semana próxima con medidas de fuerza que pueden ser nuevamente de 24 horas o de 48 o 72 horas. Más que nunca el sector está determinado a obtener lo que creen que, después de tanto sufrimiento, es justo.

En la provincia de Buenos Aires las negociaciones, o su falta, podrían desembocar en un escenario similar. La última reunión que mantuvieron los representantes de los trabajadores hospitalarios con el gobierno bonaerense fue hace un mes, el 19 de octubre, en la que no hubo avances. Por ahora tampoco hubo una nueva convocatoria. Desde hace algunas semanas los trabajadores de la salud realizan caravanas por las calles de la Ciudad de Buenos Aires, junto con trabajadores del sistema público porteño y también algunos representantes del sector privado como, por ejemplo, del Hospital Italiano.

A nivel nacional el titular de la Federación Sindical de Profesionales de la Salud (Fesprosa), Jorge Yabkowski, indicó que “hay algunos números que son contundentes: 53 mil infectados, 300 muertos y equipos agotados con licencias que se cortan porque en la medida que hay infectados hay equipos que salen por obviamente aislamiento por ser contactos estrechos”. Desde Fesprosa vienen convocando a jornadas de lucha, a razón de una por mes aproximadamente, en la que difunden sus reclamos y paran, se movilizan o realizan asambleas, depende de la medida que prefiera adoptar cada jurisdicción.

El 2020 también ha sido un año sumamente agitado para las asociaciones de profesionales, que han tenido actividad como nunca. La Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI) respaldó ayer la movilización de los médicos porteños en un comunicado en el que expresaron que “la precarización laboral, sumado al nivel de agotamiento y estrés hacen a la condición insostenible”. “Esperamos que la pandemia sirva para reflexionar y pensar en el rol que cada uno de nosotros debe cumplir en esta lucha”, cierra la misiva. Los médicos, después de meses de un trajín inédito, están decididos a pelear por lo que creen que es justo. Que se los reconozca por la función esencial que desempeñan.

.

También te puede interesar...