Los rebrotes en el interior


Cerca del 30 por ciento de los casos de coronavirus ya se registran en las distintas provincias del interior, cuando hasta hace unas semanas la pandemia parecía exclusivamente un problema metropolitano. Según los especialistas el contagio se propagó por quienes van y vienen al AMBA, y por la inmigración ilegal en las fronteras.

Por Dr. Daniel Cassola

Salvo algunos casos puntuales, como en algún momento Chaco o Tierra del Fuego, los principales focos del coronavirus siempre se dieron en la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano bonaerense. Incluso durante meses más del 90 por ciento de los casos informados a diario se dieron allí. Pero esto parece estar cambiando abruptamente y ya hay territorios que podrían estar entrando en circulación comunitaria cuando hasta hace poco solo tenían un registro de un puñado de casos.

La explicación de por qué se trasladó el contagio a las provincias es sencilla. Los infectólogos que asesoran al presidente consideran que, por la apertura de la actividad económica, aumentó la circulación entre el AMBA y las provincias, por el comercio, la provisión de insumos y servicios, y demás cuestiones que hacen a la actividad productiva. Lo que sucedió es que quienes salieron o pasaron por el AMBA llegaron a ciudades en fase 4 o 5, o sea con muy pocas restricciones. De esta manera, el contagio se expandió fácilmente. El otro motivo, consideran los especialistas, es la inmigración ilegal en las fronteras, teoría que, aunque no lo digan con nombre propio, seguramente se piensa para el caso de Jujuy, considerando que en Bolivia la pandemia está fuera de control.

Luego, como Argentina es federal, los gobernadores tienen la potestad de tomar las medidas que consideren necesarias. Una de las provincias menos afectadas desde marzo por el coronavirus es San Juan. De hecho allí todavía no se registró ningún fallecimiento por Covid-19, y los contagios se reducen a un pequeño número. Sin embargo, se produjeron 28 diagnósticos positivos en solo 48 horas, por lo que el gobernador Sergio Uñac decidió volver a la fase 1 de la cuarentena.

Allí nomás, en Mendoza la situación es realmente alarmante. En tan solo un mes los contagios crecieron un 600 por ciento, mientras que el aumento de muertes llegó al 400 por ciento. Asimismo, Tucumán pasó de 567 infectados en cuatro meses y medio a casi mil en tan solo siete días, siendo las zonas más afectadas Capital y Cruz Alta. Un dato que difundió el gobierno tucumano en las redes sociales es que el 95 por ciento de los contagios en la provincia se dan en el marco de las reuniones sociales y familiares.

En el centro del país, en Córdoba, el Ministerio de Salud de la Nación registró más de mil casos de coronavirus entre el sábado 15 y el sábado 22. En este contexto, dos barrios del extremo sur de la ciudad de Córdoba fueron puestos en cuarentena estricta al detectarse más de una treintena de nuevos infectados. En estos casos los infectólogos coinciden en que lo mejor que se puede hacer es implementar la fase 1 de la cuarentena y aumentar los testeos a través del Plan Detectar.

La provincia más afectada al momento es Jujuy, donde la cantidad de casos se disparó y parece no tener techo. El viernes pasado, el número de contagios se elevó a 5.874, un incremento del 30,7% en tan solo siete días. El director del hospital Patterson de Jujuy, Marcelo Villa, aseguró que el sistema de salud provincial está colapsando y confirmó que él mismo se contagió de Covid-19. El próximo foco de preocupación, que podría transitar el camino jujeño, es Río Negro, donde hay hospitales que derivan casos porque ya no tienen capacidad para atenderlos. De hecho, la intendenta de la ciudad rionegrina de General Roca, María Emilia Soria, advirtió días atrás que la situación, respecto a la disponibilidad de camas, es crítica.»El gobierno nacional ofreció ayuda, pero lamentablemente la provincia no quiso aceptar», lamentó Soria, quien agregó: «La letalidad que tiene General Roca es altísima, solo una persona que entró a terapia intensiva sobrevivió».

A la espera de la vacuna, para la que todavía faltan varios meses, la pandemia requiere de una administración constante. La buena noticia de un cierto alivio en el AMBA, que deberá confirmarse durante la semana que inicia hoy, se opacó ante la escalada de casos en el interior. La actualidad no permite bajar la guardia ni un minuto.

.

También te puede interesar...