Los protectores solares son caros pero necesarios para cuidar la piel

Por Dr. Daniel Cassola

El verano 2020 no llegó con buenas noticias para el cuidado de la piel: los protectores solares contienen aumentos de hasta el 117% en el último año, y en promedio subieron más del 600%. Los especialistas reclaman que estos productos, claves en la lucha contra el cáncer de piel, pasen a ser parte de la salud pública, y dejen de ser considerados artículos estéticos.

Según las últimas estadísticas, en el país se diagnostican más de 1400 nuevos casos por año, y su forma más agresiva, el melanoma, provoca en ese mismo lapso la muerte de más de quinientas personas en todo el territorio nacional. Por eso, especialmente en esta época del año, se torna indispensable el uso de protectores solares a la hora de exponerse al sol.

La forma más efectiva de prevenir el cáncer de piel es restringir la exposición a los rayos ultravioletas (UV) que emite el sol. Si bien la melanina, el pigmento que le da color a la piel, cumple una función protectora, no es suficiente para proteger de los rayos UVA y UVB que llegan a la tierra (el tipo C es detenido por la capa de ozono).

De acuerdo a la capacidad de sintetizar melanina, se definen 6 tipos de pieles, clasificados en una escala de fototipos humanos. Cuanto más oscura es la piel, más protegida estará ante los efectos negativos de la radiación solar. De todas formas, no importan cuánta melanina se tenga, a la larga, con suficiente exposición solar, los rayos UV terminan por producir daños.

Los protectores solares carecen de descuento. No figuran en el Programa Médico Obligatorio ni en Precios Cuidados. “Los filtros solares forman parte de la prevención del cáncer de piel y de otras enfermedades que se perjudican por los rayos solares. Deberían ser cubiertos por el plan médico obligatorio y se debe llegar a un acuerdo con las empresas para bajar sus elevados costos”, expresó Pablo Pagano, dermatólogo de la Sociedad Argentina de Dermatología.

Un estudio del Centro de Profesionales Farmacéuticos Argentinos (CEPROFAR) detectó incrementos promedio del 65% en el último año en las dos marcas principales de producción nacional. También en el último año, los protectores solares importados crecieron más de un 100%. “Medido un protector de producción nacional, de una de las marcas más conocidas y más usadas, aumentó su precio un 618% en los últimos 4 años”, enfatizaron desde la entidad farmacéutica. Este producto factor 40, por 200 gramos, valía 97 pesos en enero del 2016, y en este 2020 ya cuesta $ 697. Uno factor 50, también de 200 gramos, importado de Estados Unidos, se consigue por 913 pesos, y el más caro se vende a 1260. El más barato en ese factor 50, importado de Brasil, está en los $ 640.

Es aconsejable emplear protectores con espectro amplio, que protejan contra los rayos UVA y UVB y con un factor de protección solar (FPS) de 35 para arriba, pero que, aún más importante, es repetir la aplicación. “Aunque el protector solar diga que es a prueba de agua, se va degradando, incluso con la transpiración, o con el uso de la toalla se va perdiendo protección. Por eso lo ideal es aplicarlo cada dos horas”, recomiendan los especialistas.

.

También te puede interesar...