Los prejuicios negativos sobre la vejez son una forma de discriminar y excluir

339a0e1449b6b4062056bc300d87e893_XL

Por Dr. Daniel Cassola

Si solo nos rigiéramos por algunos mensajes que predominan tanto en los medios de comunicación masiva como en las grandes campañas publicitarias o en la industria cultural deberíamos pensar que el mundo está hecho por y para los jóvenes. Exclusivamente. Y si son bellos, o aspiran a serlo, mejor.

El rol que se le asigna a los más añosos es desprestigiado y discriminatorio. Al menos esto es lo que sostiene Margarita Murgieri, médica especialista en geriatría y miembro del comité organizador del Congreso Argentino de Gerontología y Geriatría de este año, quien elaboró un listado de los mitos y prejuicios que pesan en la sociedad sobre la vejez.

Quizás el más arraigado es el que asocia a la vejez con la enfermedad y la dependencia. Tanto la enfermedad como la dependencia son una posibilidad en cualquier etapa de la vida, y de manera más notoria en la tercera edad, pero de ninguna manera el envejecimiento, por sí mismo, puede ser considerado una patología. Hay millones de personas en todo el mundo por sobre los 65, 70, 75, 80 años y más que se mantienen activas laboralmente y gozan de una perfecta salud biológica y psicológica.

En segundo lugar se suela asociar a la vejez con la pobreza. En este sentido hay que decir que las políticas con respecto al pago de las jubilaciones no han ayudado para desterrar este mito. De todas maneras, en Argentina son muchos los viejos que ayudan a sus hijos desocupados, o que son propietarios de sus viviendas mientras que sus descendientes no lo son.

Cerca del disparate se encuentran quienes piensan que todas las personas mayores presentan deterioro cognitivo. Si bien esta condición es más prevalente a mayor edad, no quiere decir que los adultos mayores sean dementes. Según los especialistas, existe una reserva cognitiva o plasticidad neuronal que hace que el cerebro pueda seguir aprendiendo incluso durante la vejez. Incluso puede aumentar la capacidad de resolver problemas.

Otros de los prejuicios tiene que ver con las imposiciones estéticas, esto es, sostener o considerar que los ancianos son feos y desagradables. La asociación inmediata es sencilla. La juventud es condición necesaria de la belleza, lo cual es prácticamente imposible en la vejez. Se trata de una construcción social dañina. Incluso los adultos mayores deberían ser asexuados, según cierta mirada acusadora sobre el deseo de los más grandes. Esto de ninguna manera es así. El sexo no es el mismo a los 20 que a los 70, pero eso no quiere decir que los adultos mayores no puedan mantener actividad sexual.

Todo este compendio de mitos, al que se podrían agregar varios más, nos habla de algo que la sociedad todavía no hizo: el clic sobre la tercera edad. El mundo que viene es de personas añosas, las tasas de natalidad y mortalidad, al menos en gran parte del mundo occidental, van a deparar sociedades con mayor cantidad de viejos. Como nunca antes en la historia. El mundo que viene, entonces, requiere un gran cambio cultural con respecto a la tercera edad.

.

También te puede interesar...