Los diez hitos científicos argentinos del año

Por Dr. Daniel Cassola

En tiempo de balances proponemos repasar los diez logros más importantes de la ciencia en Argentina. La educación y la investigación son el mejor futuro que podemos tener. Por ello en el último día hábil del año nos dedicamos a los científicos. Se trata de una lista, no de un ranking. Todos son importantes, el lector puede decidir si considera alguno más trascendente que otro.

UNO. Científicos del Instituto de Neurociencia Cognitiva y Traslacional (Conicet y Fundación Favaloro) crearon un test para detectar mal de Parkinson de manera rápida, económica y en etapas tempranas de la enfermedad. Las personas deben leer un texto que contiene muchos verbos de movimiento. Esto se debe a la relación íntima que hay entre el lenguaje que se refiere al movimiento y los circuitos motores. El test logró un 84 por ciento de aciertos en la clasificación de pacientes sin deterioro cognitivo.

DOS. Otro grupo de argentinos probó con éxito el primer páncreas artificial de América latina. Fue desarrollado por investigadores del Conicet y testeado en pacientes con diabetes tipo 1. Está compuesto por tres elementos: un monitor de glucosa (azúcar), una bomba de insulina y un celular en el que funciona el software que decide cuándo y cuánta insulina administrar.

TRES. Este año la Agencia de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) aprobó el uso en ese país del primer fármaco producido en Argentina. Se trata del benznidazol para pacientes con la enfermedad de Chagas. En Estados Unidos hay 300 mil personas que padecen este problema. El laboratorio nacional Elea es el único productor mundial de la droga.

CUATRO. El logro del año en física, según la revista Physics World, es la primera detección múltiple de un choque de dos estrellas de neutrones a años luz de la Tierra. Fue observada por Ligo, el proyecto capaz de detectar ondas gravitacionales y cuyos impulsores recibieron el Premio Nobel, y por otros 50 telescopios convencionales. Entre ellos está el Toros, del Observatorio Astronómico de la Universidad Nacional de Córdoba.

CINCO. Otro avance físico destacado con participación argentina es el nuevo microscopio de superresolución, capaz de monitorear moléculas biológicas en células vivas en tiempo real. La nueva técnica se llama Minflux y los argentinos que participaron son Francisco Balzarotti (Instituto Max Planck) y Fernando Stefani del Conicet y la UBA.

SEIS. El tercer avance de la física, publicado en Science, fue la confirmación de que los rayos cósmicos de alta energía se originan fuera de nuestra galaxia. Aunque esto ya se había propuesto en 2007, este año los científicos alcanzaron un alto “grado de confianza”, que prácticamente elimina la posibilidad de que los resultados se hayan dado por azar. La astrónoma Beatriz García, vicedirectora del Instituto de Tecnología y Detección de Astropartículas, e investigadora del Conicet llegó a esta conclusión junto con Esteban Roulet, del Instituto Balseiro, Silvia Mollerach, del Conicet y un equipo de 400 científicos de 90 instituciones y 16 países que analizaron registros reunidos durante 12 años por el Observatorio Pierre Auger, en Malargüe, la instalación experimental más grande del mundo, que graba el paso de estas partículas con su red de 1600 detectores distribuidos en 3000 km2 (una superficie 15 veces más grande que la ciudad de Buenos Aires) y con 24 telescopios diseñados para registrar la fluorescencia que emiten.

SIETE. Este año, astrónomas argentinas fueron las autoras de la mejor imagen de la Nebulosa del Cangrejo, un objeto cósmico ubicado a 6.500 años luz de la Tierra, pero que es admirado por los seres humanos desde hace por lo menos mil años. La imagen combina datos de cinco tipos de telescopios (rayos X, infrarrojo, ultravioleta, óptico y ondas de radio), incluido el Hubble. Las autoras son Gabriela Castelletti y Gloria Dubner, del Conicet en el Instituto de Astronomía y Física del Espacio de Buenos Aires.

OCHO. La revista Plos One eligió los mejores hallazgos paleontológicos del año y también hay argentinos. En el sexto lugar está el Shringasaurus indicusa del que participó Martín Ezcurra (Conicet y museo Argentino de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia). Este reptil herbívoro de cuatro metros de largo y con cuerno vivió hace 240 millones de años, antes que los dinosaurios. El noveno puesto fue para el Isaberrysaura mollensis, hallado en la Patagonia por Leonardo Salgado (Conicet-Universidad Nacional de Río Negro) y otros argentinos. Además del dinosaurio de 180 millones de años, los investigadores encontraron fosilizada su última comida: semillas de alguna fruta que ni siquiera masticó.

NUEVE. Argentina tiene un potencial único con los yacimientos de litio del norte y los científicos locales ya se las ingenian para poder aprovecharlo en la fabricación de baterías y para extraerlo de manera sustentable. Por esto último, el físico Ernesto Calvo (Conicet – UBA) obtuvo el premio mundial Bright Minds Challenge. Diseñó un sistema de extracción del mineral rápido y económico, que usa energía solar y no demanda grandes volúmenes de agua.

DIEZ. Otro rubro en el que Argentina es potencia mundial es en la clonación de animales. Este año hubo dos éxitos. La empresa Kheiron obtuvo 12 clones sanos de una misma yegua y en una misma camada. Se trata de caballos de polo. La misma empresa, junto con investigadores del Fleni, logró embriones equinos editados genéticamente por primera vez en el mundo. La técnica usada es Crispr-CAS9, una especie de “corta y pega” genético. En este caso, se incluyeron genes que le dan más masa muscular al futuro equino, lo que lo hace más resistente y veloz.

.

También te puede interesar...