Llega tarde al diagnóstico entre el 60 y el 70 por ciento de los pacientes de leucemia

Por Dr. Daniel Cassola

Un informe desarrollado por la consultora KPMG indagó en la situación del manejo de enfermedades oncohematológicas en Argentina, Brasil, Colombia, México y Uruguay.

El funcionamiento de los sistemas de salud y el abordaje de las enfermedades es diferente en cada país de la región, pero los obstáculos son los mismos y éstos repercuten en la calidad de la atención. En la región, contamos con menos de 1 hematólogo por cada 100 mil habitantes y se estima que entre el 60 y el 70% de los pacientes con cáncer de la sangre son diagnosticados en etapas avanzadas de la enfermedad. El tiempo es muy valioso y llegar tarde empeora el pronóstico.

“Muchas veces son pacientes que llegan por casualidad a una guardia, pero presentan un estado crítico que debe ser abordado inmediatamente por personal idóneo e iniciar un tratamiento específico cuanto antes. En Argentina, necesitamos más centros especializados, que estén mejor preparados para brindar atención de calidad a estos pacientes y que estén mejor distribuidos geográficamente”, sugirió Fernando Piotrowski, paciente con leucemia mieloide crónica y Director Ejecutivo de la asociación ALMA, organización que asesoró sobre el diseño y la revisión de los resultados del reporte.

Uno de los principales problemas que enfrenta Latinoamérica, según se desprende del análisis, tiene que ver con que limitaciones en el conocimiento y la capacitación de los especialistas sobre estas patologías conducen a un diagnóstico y pronóstico tardíos.

Un aspecto, cada vez más determinante, son los testeos moleculares que se realizan tras la biopsia de médula ósea, para identificar qué tipo de alteración genérica presenta la enfermedad y así poder tomar las decisiones terapéuticas más acertadas.

“En algunos casos, hay tratamientos que sólo pueden indicarse rápidamente cuando se inicia la quimioterapia, por ejemplo. Entonces, la ventana de oportunidad es estrecha y la velocidad para realizar ese estudio y obtener los resultados se vuelve un diferencial determinante para el pronóstico del paciente”, explicó Gustavo Kusminsky, médico hematólogo, jefe servicio de Hematología y Trasplante Hematopoyético en Hospital Universitario Austral.

Estos cánceres de la sangre representan una carga significativa en Latinoamérica y muestran tasas de prevalencia e incidencia variadas a lo largo de la región. En Argentina, ocasionan alrededor de 15 mil nuevos casos por año, lo que representan cerca de 1 diagnóstico cada 30 minutos.

El recorrido de los pacientes con neoplasias malignas hematológicas agudas o crónicas comprende varias fases: hallazgo incidental y la toma de conciencia sobre la enfermedad, diagnóstico y pronóstico de la afección, tratamiento y manejo médico, trasplante de médula ósea (si corresponde), supervisión y seguimiento, remisión (definitiva o transitoria) y, eventualmente, cuidados paliativos.

Se calcula que el 30 por ciento de las personas carecen de cobertura de salud adecuada en Latinoamérica. En lo que respecta a cuidados paliativos, en gran parte de la región el acceso a estos servicios es significativamente limitado y, cuando está disponible, rara vez se encuentra integrado de manera eficaz al sistema de atención de la salud.

.

También te puede interesar...