Las superbacterias, enemigas del futuro que ayudamos a formar

Por Dr. Daniel Cassola

Según un estudio realizado en Gran Bretaña, las superbacterias podrían ser la principal causa de muerte para el año 2050, superando al cáncer. Ya hoy son responsables de 700 mil muertes al año en todo el mundo, número que se podría multiplicar hasta alcanzar los 10 millones dentro de 35 años.

Pero, ¿Qué son las superbacterias? Se trata de microorganismos que desarrollaron la capacidad de resistir a los antibióticos. La resistencia se produce a través de selección natural, y es permitida por mutaciones que suceden al azar.

Un antibiótico, al entrar en contacto con una población de bacterias, mata a todas menos a las que presentan la mutación que les permite sobrevivir. Las bacterias se reproducen y transmiten esa información a la siguiente camada. Cuando se desarrollan resistencias a múltiples antibióticos se habla de bacterias multirresistentes, que informalmente se pueden llamar como “superbacterias”.

En Argentina, el año pasado el Instituto Malbrán realizó una medición de las superbacterias en los hospitales argentinos. Se detectó que nueve pacientes por cada 10 mil habitantes adquieren superbacterias que resisten a los antibióticos más potentes que existen en la actualidad, lo que conforma una tasa que duplica a la de España y es veinte veces mayor a la de Suecia.

La diferencia entre nuestro país y otros más desarrollados se debe al modo de uso de los antibióticos que se consumen y el control de las infecciones en los hospitales. Por ejemplo, aquí no hay ley de control de infecciones hospitalarias. Son muchos los profesionales que opinan que los antibióticos de amplio espectro son muchas veces mal recetados. También es un factor el abuso del uso de antibióticos en animales, que en Argentina se da sobre todo en el sector agropecuario.

También podríamos pensar a la puja entre antibióticos y bacterias como una carrera en la que estas últimas corren con ventaja y son las que innovan permanentemente. Recientemente en Estados Unidos se ha detectado una superbacteria multirresistente para la que, todavía, no hay antibiótico para combatirla. En verdad lo que sucedió es que la bacteria se adaptó para resistir el antibiótico más potente que Estados Unidos guarda solo para casos extremos (la colistina).

Los casos en los que se ha detectado esta superbacteria, hoy virtualmente incurable, son, afortunadamente, muy escasos, pero su potencial dañino es enorme. Para volver a recobrar la iniciativa en la batalla contra las bacterias serán necesarias políticas que regularicen el uso de antibióticos. No solo aquí, en todo el mundo. Las superbacterias ya están entre nosotros y prometen volverse aún más peligrosas en el futuro inmediato.

 

.

También te puede interesar...