Las mujeres por más igualdad, por menos violencia

 

Por Dr. Daniel Cassola

Como todos los 8 de marzo desde hace 110 años se celebra en buena parte del mundo el Día Internacional de la Mujer. La fecha fue instituida en 1910 durante una convención femenina realizada en Dinamarca en conmemoración de una huelga. Justamente hoy las mujeres han decidido parar para que se escuchen sus reclamos de mayor igualdad en lo concerniente a lo laboral y para que se atienda la problemática de la violencia de género.

Se eligió la fecha del 8 de marzo porque en ese día de 1857 se produjo una muy importante huelga de trabajadoras de la industria textil en Nueva York. Al parecer, las condiciones de trabajo en aquel entonces eran deplorables, por lo que las mujeres, que en aquel entonces por su función eran llamadas “camiseras”, resolvieron organizarse y marchar por la ciudad.

Las camiseras generaron tal alboroto que al poco tiempo lograron algunas mejoras para sus exigentes jornadas de labor. Incluso el hecho está indicado como un antecedente del primero de mayo de 1889, día en que dos trabajadores fueron asesinados durante una protesta en Chicago, y que luego se instituiría como el Día Internacional de los Trabajadores.

Pero esa es ya otra historia. En la actualidad hay diferentes aspectos que preocupan a las mujeres. Si bien han logrado insertarse exitosamente en ámbitos antes reservados a los hombres, como la política y el deporte, aún queda mucho camino por recorrer.

Uno de los problemas irresueltos es el de la violencia de género. Según estadísticas elaboradas por ONGs el año pasado se mantuvo la cifra de un femicidio cada 30 horas.

Más de la mitad de los casos se produjeron en el hogar y a manos de la pareja o ex pareja de la mujer. Del total de femicidios, el 80% de las mujeres tenía algún vínculo con el asesino. Y, lo que es más grave, el 15 por ciento de las asesinadas había hecho alguna denuncia por violencia.

Si bien hay casos de todas las edades la franja etaria con más incidencia es la que va desde los 31 a los 50 años. Uno de los pedidos de las ONGs del sector es que haya estadísticas oficiales y que se cumpla con el Plan Nacional Para la Erradicación de la Violencia Sexista en la Argentina.

Por otra parte, en los últimos tiempos los problemas de salud de las mujeres se han ido equiparando a los de los hombres. Nos referimos, por ejemplo, a lo que tiene que ver con lo cardiovascular. Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte y discapacidad en mujeres. Tan es así que una de cada tres mujeres muere por alguna patología de este tipo.

Por eso nuestro mensaje va dirigido a todos pero, por esta vez, con más énfasis en las mujeres. Los chequeos médicos periódicos y los hábitos de vida sana que tienen que ver con la alimentación saludable, el ejercicio físico y el no fumar, son fundamentales para que podamos llevar adelante una vida en plenitud.

.

También te puede interesar...