Las camas de terapia intensiva, el factor decisivo de la pandemia

Es lo que separa a la extensión de la enfermedad de la tragedia humanitaria. En la actualidad la tasa de ocupación en el AMBA comienza a preocupar a los especialistas. En invierno y con menos restricciones para circular hay más necesidad por enfermedades respiratorias graves y accidentes.

Por Dr. Daniel Cassola

La clave que puede convertir a la pandemia en un desastre es la respuesta del sistema sanitario, y en particular la de su instancia más severa: el área de terapia intensiva. Mientras haya disponibilidad de camas en los servicios intensivistas, los hospitales no tendrían que colapsar. Hoy la ocupación en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) es del 52 por ciento, aunque claro está, la situación no es la misma en todas sus jurisdicciones.

La pandemia en Argentina está prácticamente concentrada en el AMBA, aquí se diagnosticaron el 90 por ciento de los casos de coronavirus del país. Ayer el total nacional fue de 2606, de los cuales 1400 se registraron en la provincia y aproximadamente mil en la Ciudad. El dato clave en el AMBA es que la tasa de ocupación de camas de terapia intensiva superó el 50 por ciento, y sigue en alza. En la actualidad aumenta entre dos y tres puntos porcentuales por día. O sea, en el AMBA la tasa de ocupación de camas de terapia intensiva el miércoles fue del 52 por ciento. Ayer jueves alcanzó el 54 por ciento.

Lo que las autoridades sanitarias consideran necesario es cortar la escalada, porque este ritmo de contagios lleva inexorablemente al colapso. En el conurbano bonaerense la tasa de ocupación de camas de terapia es del 65 por ciento, con algunos hospitales que están superando el 85 por ciento. «El promedio de ocupación de camas de terapia en el conurbano es del 65%, de las cuales el 20% son por Covid-19», confirmó Juan Sebastián Riera, director de Hospitales de la provincia de Buenos Aires. Es importante señalar que, lógicamente, los servicios de terapia intensiva no están disponibles exclusivamente para los pacientes de coronavirus.

«Hay hospitales que están ocupados promedio 85% y otros que han colmado su capacidad como el Fiorito (de Avellaneda), que en un momento llegó a cubrir el 100% de la demanda», añadió Riera. «Nosotros tuvimos la posibilidad de ver cómo iban evolucionando países de Europa y Asia, pero a nosotros nos toca el pico en época invernal, que es cuando más se ocupan las camas también por otras patologías», agregó el funcionario.

A su vez, la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, dijo que la ocupación global de camas de terapia intensiva a nivel nacional, sin importar el motivo de internación, es del 45 por ciento. De todos modos, de poco sirven las camas de Cuyo para la pandemia que se desarrolla en el AMBA, por poner un ejemplo. Puede haber ciertos traslados dentro de la provincia de Buenos Aires entre jurisdicciones, pero con ciertos límites.

Con este panorama es que las autoridades sanitarias y los asesores del gobierno consideran necesario endurecer las condiciones de la cuarentena, relajada tanto por ley como de facto en las últimas semanas en el AMBA. Se han visto concentraciones en parques y avenidas, muchísima gente en la calle, muchos de los cuales seguramente no sean trabajadores esenciales. En parte es lógico luego de tres meses de confinamiento. Hay cierto tedio difícil de combatir. Pero no hay que perder de vista lo que es realmente importante. Del aburrimiento y la angustia, en el peor de los casos, se puede volver. De un caso severo de coronavirus quizás no.

.

También te puede interesar...