Las alergias pueden derivar en cuadros serios

Asma-Alérgica-1024x572

Por Dr. Daniel Cassola

Hasta el viernes próximo se realiza la Semana de la Rinitis Alérgica en la Argentina, una excelente oportunidad para hacer algunos comentarios al respecto. Primero, es mucho más común de lo que se cree. El 35 por ciento de los jóvenes de nuestro país padecen de rinitis alérgica, siendo, a nivel mundial, la alergia más común.

La rinitis mal controlada es responsable de un alto ausentismo escolar y laboral, y además tiene un alto impacto en la calidad de vida y los sistemas de salud. Los pacientes tienen mayor riesgo de desarrollar asma bronquial, sinusitis u otitis media, lo que genera un incremento de los costos humanos y económicos.

Según sostiene la Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica (AAAeIC) las enfermedades alérgicas, y entre ellas la rinitis, nos afectan en todos los órdenes, entre los que se encuentran lo físico, lo psicológico y las interacciones sociales. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que entre 400 y 600 millones de personas sufren de rinitis alérgica y 300 millones de asma en el mundo; con una tendencia actual en aumento que indica que para el 2.025 unos 400 millones de personas sufrirán de asma.

Si bien se han realizado algunos estudios para determinar la prevalencia en Argentina, sobretodo en poblaciones pediátricas, actualmente no contamos con datos fehacientes. Por esta razón y en relación con la consigna para este año la AAAeIC realizará el “Estudio de Prevalencia en Rinitis Alérgica en la República Argentina”, en la población comprendida entre los 5 y 44 años de edad.

Los síntomas relacionados con rinitis son: goteo nasal, estornudos, picazón de nariz, ojos, faringe y oído y sensación de nariz tapada. También puede cursar con síntomas oculares: conjuntivitis alérgica, picor ocular, epífora, inyección conjuntival, es decir picazón en los ojos, lagrimeo y enrojecimiento del ojo.

Los hijos de padres alérgicos tienen mayores probabilidades de desarrollarla. Sin embargo, los factores ambientales a los que se exponga la persona acabarán determinando si un individuo presentará o no una rinitis alérgica. La denominada hipótesis de la higiene postula que las infecciones y el contacto con la naturaleza y los gérmenes podrían ofrecer protección frente a la alergia, mientras que un entorno estéril fomentaría su aparición. La exposición a los alérgenos del entorno favorece la formación de anticuerpos específicos encargados de las reacciones alérgicas. Así, según el lugar donde se viva o trabaje, los alérgenos responsables de la rinitis alérgica pueden ser diferentes.

Como decimos en referencia a tantas otras patologías lo que hay que hacer es, justamente, no dejarse estar. Ante la aparición de síntomas hay que realizar la consulta al especialista y no automedicarse. Un síntoma que puede parecer menor, como la picazón o el goteo nasal, se puede convertir en un cuadro serio.

.

También te puede interesar...