La vacunación, que es vista como la gran esperanza, también supone desafíos inéditos para todo el mundo


Como nunca antes en la historia a través de los medios de comunicación se realiza un seguimiento paso a paso del proceso de elaboración de las potenciales vacunas contra el Covid-19.  Cuando esto se complete, comenzará otra fase, la de organizar una campaña de producción y vacunación nunca antes realizada.

Por Dr. Daniel Cassola

La vacuna está vista hoy como el principio del fin. Sería algo así como el equivalente a un titular que diga ‘la guerra terminó’. Pero así como después de los conflictos bélicos hubo un período de reconstrucción, la humanidad, cuando tenga disponible una vacuna, se verá en el desafío de organizar una campaña sin precedentes. Para no generar falsas expectativas: la creación de una vacuna contra el Covid-19 no supone una vuelta inmediata a lo que conocíamos como normalidad.

En Estados Unidos, por estas horas se preguntan si cuando la vacuna esté disponible contarán, primero, con la cantidad suficiente de insumos para producirla a gran escala. Luego, es necesaria una red de centros de salud o vacunatorios para llegar a toda la población. También deberán lidiar con un problema que parece mayor allí que en otros países, aunque algunas manifestaciones recientes, como la que se registró hace algunas semanas en el obelisco indica que no hay que baja la guardia. ¿Cuánta gente no está dispuesta o duda ante la posibilidad de vacunarse? En Estados Unidos aseguran que el 20 por ciento de la población rechaza la posibilidad de la vacunación contra el coronavirus, mientras que otro 30 por ciento se muestra inseguro.

Si bien para tener precisiones todavía falta, es posible que la vacunación masiva suponga desafíos adicionales. Por ejemplo, es una posibilidad que haya que almacenar las vacunas a bajas temperaturas, por lo que se necesitarán cámaras frigoríficas en una cantidad inédita. También exista la chance de que la vacuna, para ser realmente efectiva, requiera de dos dosis, lo que requiere de una campaña de información y propaganda para que la población lo cumpla.

Hoy a cinco meses de iniciada la pandemia los cálculos más optimistas indican que estamos a mitad de camino, o sea que recién para fin de año podría comenzarse a pensar cómo organizar las campañas masivas de vacunación. En la actualidad hay 165 vacunas en proceso de elaboración, con 27 que ya alcanzaron las pruebas en humanos. Esos testeos consisten en 3 fases. En la primera se prueba la seguridad, en la segunda la eficacia y el dosaje del virus y en la tercera, la más prolongada y difícil, se aplica el producto en decenas de miles de personas. De las 27 candidatas hay ya al menos seis proyectos que iniciaron o están por iniciar la fase 3. Esta etapa del proceso de la investigación generalmente se ha extendido por años. En la actualidad, de manera inédita, se planea acortar su extensión a solo algunos meses.

El último de los escollos tiene que ver con el dinero, porque incluso durante la pandemia el mundo gira en torno al vil metal, en eso nada ha cambiado. La situación global es de catástrofe económica, con una recesión inédita por su volumen y magnitud. Se perdieron millones de puestos de trabajo en todo el planeta. ¿Cómo y quién va a financiar la campaña de vacunación más grande de la historia? Es esperable que los laboratorios no regalen su producción y su trabajo en investigación. También es esperable que se tenga en cuenta lo extraordinario de la situación, y el valor humano de una futura vacuna contra el coronavirus.

Son los desafíos que la realidad de la pandemia impone. Hay que pensar en nuevas formas de organización, campañas masivas de información y, fundamentalmente, de producción de una vacuna que será necesaria para comenzar a desandar el camino hacia una normalización de nuestras vidas.

.

También te puede interesar...