La vacuna podría evitar la segunda ola en la Argentina

Europa enfrenta un escenario de decenas de miles de contagio combinados con protestas y conflicto social por las nuevas medidas restrictivas que aplicaron los gobiernos. La vacuna rusa podría estar en diciembre mientras que la de la Universidad de Oxford se comenzaría a aplicar en marzo.

Por Dr. Daniel Cassola

Según uno de esos trascendidos que se inician mediante quienes están cerca del poder el presidente Alberto Fernández fue consultado por la posibilidad de una segunda ola de contagios de coronavirus una vez que avance el verano y respondió, tajante, “vamos a tener la vacuna”. Esa sería la solución para la vuelta del contagio masivo, que de todos modos aquí todavía no cesó. El futuro que ofrece el hemisferio norte, donde comienza por segunda vez la estación fría en pandemia, hace que la solución que provee la vacuna sea imprescindible.

Una de las noticias de los últimos días fue el viaje de la segunda del Ministerio de Salud, Carla Vizzotti, junto con una comitiva a Moscú, la ciudad capital de Rusia. Allí se interiorizaron del desarrollo de la vacuna Sputnik, que promueve el gobierno comandado por Vladimir Putin, e iniciaron gestiones para adquirir varios millones de dosis. El escenario más optimista implicaría comenzar con la vacunación en diciembre. A su vez, el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós rescató que es “tremendamente relevante el viaje y festejo que el gobierno esté trabajando con todos los fabricantes”.

Son importantes las palabras del funcionario porteño porque se trata de alguien de signo político opuesto al gobierno nacional. “Hay 11 vacunas corriendo en fase 3. Esto significa que se realiza la aplicación a un grupo masivo. Azarosamente, a un subgrupo se le da la vacuna y a otro no. Y a partir de ahí se hace un seguimiento para evaluar si las personas a las que se les aplicó la vacunan tienen en menor frecuencia la enfermedad o si se evitan formas graves de la enfermedad. Este aspecto es la eficacia relativa de la vacuna y aparentemente todas presentan una eficacia similar”, desarrolló Quirós.

La vacuna rusa sería uno de los proyectos más avanzados. Su aplicación requiere de dos dosis que se aplican con tres semanas de diferencia, por lo que el proceso de inmunización no es inmediato. Entre los trascendidos se habla de la adquisición de 20 millones de dosis, que servirían para aplicar a 10 millones de personas, lo que cubriría al personal de la salud y buena parte de los grupos de riesgo.

Por su parte el laboratorio AstraZeneca, que desarrolla el proyecto de vacuna en conjunto con la Universidad de Oxford, anunció hoy que podría tener 3000 millones de dosis a finales de marzo próximo. El anuncio fue hecho por Josep Balsega, que es el director de Investigación y Desarrollo de la Compañía. “Nunca se invirtió tanto dinero y tanto esfuerzo en un proyecto”, agregó.

El panorama, entonces, es que el gobierno apunta, en el mejor de los casos a comenzar la vacunación con el proyecto ruso en diciembre. Las de AstraZeneca, sobre las que ya hay convenio firmado, estarían dentro de cuatro o cinco meses. Lo que no puede haber, para evitar el caos y una mayor degradación de la economía, es una segunda ola de contagios.

.

También te puede interesar...