La segunda ola de coronavirus pone al mundo al borde del colapso

Cifras record de contagio en el Reino Unido y Francia después de las fiestas de fin de año. Colapsa el sistema sanitario en Los Ángeles, una de las ciudades más ricas de Estados Unidos. Israel pica en punto en el operativo de vacunación ya que ya se la aplicó a más del diez por ciento de la población.

Por Dr. Daniel Cassola

Hay un refrán en inglés que dice que falta empeorar para empezar a mejorar. Y hoy se puede aplicar a buena parte del mundo donde los anuncios sobre las aprobaciones de las vacunas y el inicio de los operativos de vacunación no alcanzan para contrarrestar una segunda ola de contagios que se presenta con cifras récord de contagios en muchos países. La vacunación, y esto ya es un hecho, no alcanzará para frenar esta ola sino que, en el mejor de los casos, será un factor positivo a partir de mitad de año.

Uno de los países más complicados es el Reino Unido, donde se detectó una nueva y evolucionada cepa aún más contagiosa que la primera. De un registro de 50 mil casos al día se registró un salto a 60 mil en las últimas jornadas. Se calcula que en estos momentos uno de cada cincuenta habitantes está cursando allí la enfermedad. Contra el humor social que en todo el mundo está harto de las restricciones, el primer ministro Boris Johnson dictaminó una cuarentena muy estricta, como las del principio de la pandemia, que se extenderá por lo menos hasta fines de febrero.

Del otro lado del Canal de la Mancha la situación también es crítica. Luego de los festejos de fin de año el promedio de casos en Francia saltó de alrededor de 4 mil a más de 20 mil por jornada. La tensión sobre el sistema sanitario convive con las críticas de buena parte de la población al lento ritmo del operativo de vacunación. Dentro del grupo de los que empezaron a vacunar Francia fue uno de los últimos.

También es sumamente crítica la situación en Los Ángeles, la ciudad más importante de la Costa Oeste de Estados Unidos. Los pacientes con muy pocas posibilidades de sobrevivir en el condado angelino tendrán todavía menos oportunidades de seguir con vida a partir de ahora. El Servicio de Emergencias Médicas (SME por sus siglas en inglés) de Los Ángeles ordenó a sus trabajadores que las ambulancias no transporten a estos pacientes a los hospitales como una medida de emergencia para lidiar con el colapso hospitalario que sufre la zona por la pandemia de Covid-19. La situación es crítica: en menos dos meses, los casos totales de coronavirus registrados en el condado han pasado de 400 mil, a finales de noviembre, a más de 800 mil. La presión sobre los servicios de salud es tal que las autoridades han adoptado medidas extraordinarias para poder tratar a los enfermos con más posibilidades de sobrevivir. 

Quizás la única buena noticia a nivel mundial proviene de Israel. El país de Medio Oriente, que tiene diez millones de habitantes, ya vacunó a más del diez por ciento de ellos. Se dice que el primer ministro Benjamin Netanhayu alentó la vacunación para superar las acusaciones de corrupción que pesan sobre él aunque también allí todavía se registra un índice de contagios muy alto, con más de cinco mil casos por día. Lo que busca evitar el gobierno de Israel no es la segunda ola sino la tercera.

Por la dinámica de la pandemia desde marzo del año pasado el Hemisferio Norte está adelantado en los acontecimientos. Allá se viven primero las situaciones que luego se dan acá. La segunda ola sobrepasó a casi todos los países. En Argentina parecería que está por ocurrir lo mismo. Si dentro de poco lo que se busca es evitar la tercera ola, porque la segunda ya sucedió, lo que habrá faltado será conducto o las medidas adecuadas pero no información. En otras palabras, está claro lo que va a suceder aquí si la suba de casos no se empieza a atenuar.

.

También te puede interesar...