La salud desatendida durante la pandemia puede tener consecuencias después

La pandemia de coronavirus no solo puso en jaque a la economía mundial sino que también alteró la vida cotidiana en todos los aspectos. Hay menos vacunación, menos controles de diagnóstico y prevén una mayor mortalidad por patologías como el cáncer de colon.

Por Dr. Daniel Cassola

Entre las cosas que la población dejó de hacer con la misma frecuencia de antes por efecto de la pandemia se encuentran las visitas a los distintos especialistas médicos. Se dieron menos turnos, se hicieron menos controles, se programaron menos cirugías. Todos los recursos posibles fueron destinados a la pandemia. En reiteradas ocasiones hemos comentado la baja que se registró en los consultorios que atienden enfermedades crónicas como hipertensión o episodios críticos como los ACV. Si bien no hay un dato fiel al respecto es posible pensar que la menor atención de estos eventos no se relaciona con una baja sino con que menos gente concurrió al médico.

Lo mismo se extrapola a prácticamente todas las especialidades. En esta ocasión quienes alertan por la deuda que a futuro puede generar la pandemia es la Sociedad Argentina de Coloproctología (SACP), desde donde informan que en estos meses las consultas cayeron un 50 por ciento y se suspendieron un 72 por ciento de las cirugías. Lo que prevén, luego de este bajón tan pronunciado, es que en los próximos años se registre un aumento en la mortalidad por este tipo de tumores, que según explican, “es uno de los más curables y prevenibles”.

«Estamos exhortando a que aquellas personas que presenten síntomas asociados al cáncer colorrectal o que se encontraran en tratamiento antes de marzo pasado, consulten con un especialista lo antes posible», explica Karina Collia Avila, miembro de la comisión directiva de la SACP. «Lo estamos viendo en el consultorio. Las consultas son poco frecuentes y las cirugías bajaron entre un 70 y 80%. Concurre mucha menos la gente. Sobre todo, los pacientes que tienen síntomas recientes, evitan la consulta. Esperan a ver qué pasa. Y es una mala decisión. Porque después, podemos llegar tarde. En general, la explicación es que hay temor a concurrir a un centro médico por temor al contagio del Covid. Sin embargo, es peor el diagnóstico de cáncer que el de Covid», señala la especialista.

Otras de las agrupaciones médicas que esta semana publicó datos alarmantes es la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), que informó una baja también en las vacunaciones obligatorias de los chicos. “Se estima que entre 3 y 4 de cada 10 niños no han completado la totalidad de vacunas incluidas en el calendario nacional de inmunizaciones para los primeros 6 meses, pese a que como bien se sabe son gratuitas y obligatorias. Los niños recién nacidos dejan las maternidades habiendo recibido las 2 vacunas correspondientes (BCG y Hepatitis B) y un gran número no está regresando por las otras 9. El miedo al contagio por Covid-19, la falta de acceso al trasporte público, y seguramente otras circunstancias están atentando con el cumplimiento del calendario de vacunas”, afirmó Elizabeth Bogdanowicz, infectóloga pediatra, miembro del Comité de Infectología de la SAP, en un comunicado distribuido por la entidad.

Los mensajes en un tono similar se repiten prácticamente en todas las especialidades. Quedarse en casa implicó también que la gente no concurra al médico. Ya no hay restricciones para concurrir a las consultas y los consultorios. Solo hay que tramitar un permiso para circular online, aunque los controles ya son más que laxos. La pandemia no solo genera una fenomenal caída económica sino que también provoca una deuda con la salud de la población.

.

También te puede interesar...