La restricción nocturna será una recomendación mientras se consolida la suba de casos

El decreto de necesidad y urgencia recomendará una serie de medidas dentro de las cuales la más importante será la restricción de la circulación nocturna. Cada provincia o ciudad puede adaptar esa recomendación a su situación. Culmina una semana de índices altísimos de contagio.

Por Dr. Daniel Cassola

Con el plan de vacunación moviéndose al lento paso que impone la llegada a cuentagotas de las dosis, lo que queda, para revertir la tendencia al alza en el contagio de casos de coronavirus, es intentar que la población respete un poco más los cuidados que paulatinamente, pero más que nada a fin de año, comenzaron a caer en desuso. Por eso es que el gobierno nacional finalmente recomendará mediante un decreto de necesidad y urgencia que se restrinja la circulación de todas las personas que no sean trabajadores esenciales durante la noche.

Ahora bien, los horarios y el alcance de las medidas los determinará cada jurisdicción. En principio las limitaciones correrán durante 14 días. Lo que se busca es un intento por frenar el contagio sin volver a afectar la economía, aunque tal cosa parezca difícil de alcanzar. Si la población circula menos es previsible que, al menos, los locales gastronómicos pierdan una parte de su ya raleada clientela. Si todo se mantiene más o menos como antes de las recomendaciones es difícil que la curva de casos se aquiete. Queda solo un factor que podría determinar la baja de casos y tiene que ver con lo extraordinario de las reuniones de fin de año. Pero esta idea es hoy solo una suposición.

Como con todas las medidas que se toman contra la pandemia lo único que queda, una vez implementadas, es esperar. Dentro de dos semanas se podrá apreciar si la restricción nocturna se cumplió y si fue efectiva. Ayer por tercera jornada consecutiva se registraron más de 13 mil contagios. Este es un ritmo que en el corto plazo el sistema de salud no puede sostener y todos los que gobiernan lo saben. A pesar de la oposición dialéctica a las medidas que todavía no se anunciaron oficialmente es esperable que todas las provincias y jurisdicciones apliquen algún tipo de restricción.

Por ejemplo, en Córdoba, donde el gobernador Juan Schiaretti se manifestó contrario a la idea de un toque de queda, se prevé que los locales gastronómicos puedan permanecer abiertos al menos hasta la una. Se supone que la circulación también se extenderá ya que quienes concurran a esos locales deberán desplazarse de alguna manera. Todavía no está definido que hará la Ciudad de Buenos Aires. El jefe de gobierno Horacio Rodríguez Larreta se encuentra aislado en su casa luego de dar positivo de coronavirus. El ministro de Salud porteño Fernán Quirós habló de apelar a la responsabilidad y de la importancia de comunicar, pero también sostuvo que la suba de casos requiere de medidas “pragmáticas”. Seguramente se adecúen las recomendaciones presidenciales a algo más parecido al gusto de los porteños.

Por otra parte, se limitarán los vuelos internacionales y será necesario presentar un control de PCR para abordar vuelos de cabotaje. Las fronteras permanecen abiertas para todos los argentinos que deban regresar del exterior. Por último, se prevén mayores controles en el transporte público, que deberían ser nuevamente de uso exclusivo de los trabajadores esenciales. Con una temporada veraniega atípica en marcha, y con pocas reservas en el humor social general el éxito de las restricciones está por verse.

.

También te puede interesar...