• Sin categoría
  • 0

La ONU en campaña para terminar con la tuberculosis


Por Dr. Daniel Cassola

Lejos de ser una enfermedad del pasado la tuberculosis continúa enfermando y matando a millones de humanos todos los años. Pero la ONU, y su rama sanitaria, la Organización Mundial de la Salud (OMS), están en campaña para erradicar la enfermedad que, en sus estadíos más severos, puede provocar la muerte.

En 2018, más personas que nunca recibieron tratamiento antituberculoso que salva vidas, debido en gran medida a la mejora de la detección y el diagnóstico. En todo el mundo, 7 millones de personas fueron diagnosticadas de tuberculosis y recibieron tratamiento para la enfermedad, en comparación con 6,4 millones de personas en 2017.

En el último Informe mundial de la OMS se señala que en 2018 también se redujo el número de muertes por esta enfermedad: 1,5 millones de personas murieron en 2018, frente a 1,6 millones en 2017. El número de nuevos casos de tuberculosis ha ido disminuyendo constantemente en los últimos años. Sin embargo, la carga sigue siendo alta entre las poblaciones marginadas y de ingresos bajos: alrededor de 10 millones de personas enfermaron en 2018.

En el último Informe mundial de la OMS sobre la tuberculosis, publicado esta semana, se destaca que el mundo debe acelerar los progresos si quiere alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible de poner fin a la enfermedad para 2030. En el informe también se señala que unos 3 millones de las personas con tuberculosis siguen sin recibir la atención que necesitan.

Actualmente, en muchos países la fragilidad de la infraestructura sanitaria y la escasez de personal sanitario dificultan la realización oportuna del diagnóstico y la administración de los tratamientos adecuados. Los sistemas de notificación deficientes son otro problema: aunque los proveedores de servicios de atención de la salud tratan a las personas, no notifican los casos a las autoridades nacionales, lo que deja una imagen incompleta de las epidemias nacionales y de las necesidades de los servicios. Además, hasta un 80% de los pacientes de tuberculosis en los países de alta carga gastan más del 20% de sus ingresos familiares anuales en el tratamiento de la enfermedad.

El mes pasado, los Jefes de Estado acordaron una declaración política sobre la cobertura sanitaria universal en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, destacando la importancia de ampliar la cobertura de los servicios y comprometiéndose específicamente a incrementar los esfuerzos para hacer frente a enfermedades transmisibles como el VIH, la tuberculosis y el paludismo (o malaria).

La farmacorresistencia sigue siendo otro impedimento para acabar con la tuberculosis. En 2018, se calcula que hubo medio millón de nuevos casos farmacorresistente. De estas personas, solo una de cada tres estaba recibiendo tratamiento.

La nueva guía de la OMS tiene como objetivo mejorar el tratamiento de la tuberculosis multirresistente mediante la adopción de regímenes totalmente orales que son más seguros y eficaces. La guía forma parte de un paquete de medidas más amplio que fue publicado el 24 de marzo de 2019 (Día Mundial de la Tuberculosis) con el fin de ayudar a los países a acelerar los esfuerzos para erradicar la enfermedad.

.

También te puede interesar...