La OMS alerta por la contaminación del aire mientras en Buenos Aires se discute la incineración de la basura

Por Dr. Daniel Cassola

Los niveles de contaminación del aire siguen siendo peligrosamente altos en muchas partes del mundo. Nuevos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) muestran que nueve de cada 10 personas respiran aire que contiene altos niveles de contaminantes.

La OMS estima que alrededor de 7 millones de personas mueren cada año por la exposición a partículas finas en el aire que penetra profundamente en los pulmones y el sistema cardiovascular, causando enfermedades como accidentes cerebro-vasculares, enfermedades cardíacas, cáncer de pulmón, enfermedades pulmonares obstructivas crónicas e infecciones respiratorias, incluida la neumonía.

La contaminación del aire por sí sola causó alrededor de 4,2 millones de muertes en 2016, mientras que la contaminación del aire en las viviendas por cocinar con combustibles y tecnologías contaminantes ocasionó un estimado de 3,8 millones de muertes en el mismo período.

Más del 90% de las muertes relacionadas con la contaminación del aire ocurren en países de ingresos bajos y medios, principalmente en Asia y África, seguidos por países de ingresos bajos y medios de las regiones del Mediterráneo Oriental, Europa y América.

Cerca de 3.000 millones de personas -más del 40% de la población mundial- todavía no tienen acceso a combustibles y tecnologías limpias para cocinar en sus casas, que constituye la principal fuente de contaminación del aire en las viviendas.

Las principales fuentes de contaminación del aire por partículas es el uso ineficiente de la energía en las viviendas, la industria, los sectores de la agricultura y el transporte y las centrales eléctricas de carbón. En algunas regiones, la arena y el polvo del desierto, la quema de desechos y la deforestación son fuentes adicionales de contaminación del aire.

Justamente por estas horas en la Legislatura porteña se discute un proyecto que pretende regresar a la práctica de la quema de basura. Hay un problema que es acuciante y exige una solución. Los rellenos sanitarios no dan abasto y en pocos años ya no se va a poder seguir enterrando la basura en las locaciones actuales, ubicadas en el Conurbano.

Lo que propone el gobierno porteño es la “termovalorización” de la basura, es decir la instalación de plantas incineradoras que conviertan a los desperdicios quemados en energía eléctrica. Los modelos más avanzados del mundo, que se encuentran en Escandinavia, combinan el reciclado con plantas que proveen de energía y solo emiten vapor de agua como residuo. ¿Serán esas plantas las que se instalarán en la Ciudad? Aún no lo sabemos.

Pero debemos estar atentos ya que, como exponen los datos de la OMS, quemar basura y contaminar el aire puede ser una solución aún más grave que el problema.

.

También te puede interesar...