La nueva cepa del coronavirus se contagia más fácilmente pero no causa síntomas más graves ni inutiliza a las vacunas


Se detectó en el Reino Unido, donde se comenzaron a tomar medidas estrictas de cierre de actividades y aislamiento. Distintos países de Europa cierran fronteras. Las investigaciones sobre el nuevo virus están aún en estado preliminar.

Por Dr. Daniel Cassola

La mutación y cambio en los virus es habitual, sucede con frecuencia, por ejemplo, con las gripes. De la misma manera ese proceso natural se está dando con el coronavirus, lo que ya se detectó en Inglaterra. En Italia también ya se detectó un caso de la nueva cepa. Por un lado los países europeos tomaron medidas de aislamiento y por otro el resto del mundo también. Por ejemplo, Argentina determinó la cancelación de todos los vuelos con el Reino Unido.

El gobierno británico, al anunciar nuevas medidas de prevención y aislamiento, brindó información sobre lo que se sabe de la nueva cepa. Está claro que se trata de conclusiones preliminares. Los científicos están investigando y lo que se conoce es prácticamente en tiempo real, por lo que está sujeto a futuras revisiones o refutaciones. En principio la gran novedad es que la nueva cepa es todavía más contagiosa que la primera. Se cree que el virus mejoró en un 70 por ciento esta capacidad y que el 60 por ciento de los contagios detectados en Londres en los últimos días son de la nueva variante.

Por ello las autoridades tomaron medidas muy drásticas por más que se acerquen las fiestas. En Londres y otras regiones aledañas se prohibieron las reuniones entre personas que no viven en el mismo hogar. Todos los negocios y comercios de productos no esenciales deberán permanecer cerrados. En Escocia cerraron las fronteras y no reciben visitantes, mientras que en Gales está prohibido circular después de la medianoche. La nueva cepa ocasionó una durísima nueva etapa de cuarentena.

En cuanto a las vacunas, por ahora los investigadores confían en que sigan funcionando ya que sirven para entrenar al sistema inmunológico para que este luego pueda atacar al virus. Si bien, dicho muy sencillamente, el virus puede mutar alguna de sus características no lo hace por completo. O sea que no es un nuevo coronavirus sino el anterior con algo diferente. En conclusión el sistema inmunológico estimulado por una vacuna debería poder enfrentar al virus por todas sus partes que no cambiaron. Nuevamente, al igual que lo anteriormente dicho, todo esto se desprende de conclusiones preliminares sujetas a modificación en los próximos días.

El coronavirus se desarrolló en animales y desde hace aproximadamente un año se trasladó a los humanos. En su composición, desde entonces, presenta alrededor de dos mutaciones por mes. O sea, que el primer virus detectado en Wuhan tenía 24 o 25 características diferentes al último descubierto en Londres. Esta nueva variante, con mayor poder de contagio, sería la primera mutación de relevancia. Una vez que la vacunación se extienda el virus deberá responder a una presión inédita en su corta existencia. Probablemente luego mute y se tendrán que actualizar periódicamente las vacunas como sucede con la gripe. Primero y antes de eso el mundo tiene que atravesar un fin de año crítico en el que las vacunas se están aplicando con lentitud mientras que el contagio recrudece.

.

También te puede interesar...