La jubilación debería ser un período de alegría y no de penurias económicas

Por Dr. Daniel Cassola

Como todos los 20 de septiembre, quienes pueden hoy celebran el Día del Jubilado. Esta fecha se instaló porque el 20 de septiembre de 1904 se sancionó la primera ley de jubilaciones en Argentina, en este caso correspondiente a los trabajadores estatales.

Para pensar en lo que debería significar ser jubilado basta con analizar la palabra. Jubilación proviene del vocablo jubileo, que condensa al menos dos significados importantes.

En primer lugar tiene connotación religiosa. Jubileo era el año sabático que los creyentes le dedicaban a Dios. Por otra parte, la palabra tiene un origen romano, ya que el júbilo era usado como expresión de alegría y felicidad.

O sea que si nos fijamos puramente en el contenido de la palabra, la jubilación debería ser un período de descanso y alegría.

Hoy, 113 años después de la sanción de la primera ley de jubilaciones, hay muchos beneficiarios que tienen que pelear para llegar a fin de mes.

Más del 50 por ciento de los jubilados cobra la jubilación mínima de 7246 pesos. Por otro lado, el 75 por ciento de todos los adultos mayores posee como cobertura de salud a PAMI, que muestra constantes dificultades para brindar sus prestaciones.

Todas estas cuestiones son parte de un problema mucho mayor que venimos desarrollando desde hace años. La sociedad no está preparada y no hay planificación alguna para el fenómeno poblacional que significa tener un sector de adultos mayores cada vez más populoso y numeroso.

Los millones de adultos mayores argentinos tienen una serie de necesidades y derechos por cumplir que hoy no están debidamente atendidos.

Esto lo decimos para que el período de la jubilación vuelva a concordar con el significado original de la palabra y pueda ser un tiempo de descanso y alegría. Como corresponde.

.

También te puede interesar...