La información previene adicciones

jovenes-bebiendo

Los jóvenes son quienes menos información sobre el poder adictivo del alcohol manejan.

Por Dr. Daniel Cassola

Una de las características de la sociedad actual es la incorporación de sustancias en distintos momentos de nuestras vidas. Por ejemplo, existen medicamentos tanto para dormir como para permanecer despiertos. O para evitar la tristeza, para desinhibirnos, y prácticamente para cualquier situación que nos toca atravesar en la vida.

Algo similar se puede decir de una sustancia en particular, el alcohol. Parecería que siempre hay una buena excusa para beber. Se toma para festejar o para pasar un mal momento, para llamar al sueño, para poder conversar más amenamente, incluso para poder seducir y encontrar pareja.

Los especialistas consideran que en este acostumbramiento al consumo de sustancias en distintos momentos de nuestra vida se pierde de vista algo central. Esto es, que las sustancias pueden causar adicción y enfermedad.

En el caso del alcohol, particularmente, quienes más propensos son a iniciarse en una adicción son los más jóvenes, y justamente son ellos quienes menos información sobre el poder adictivo de la bebida tienen.

Así lo reveló un estudio efectuado por la Universidad Siglo 21. La encuesta, que por el método con el que fue hecha representa la situación nacional con un 95 por ciento de efectividad, arrojó el siguiente dato. El 40 por ciento de los jóvenes considera que el alcohol no genera dependencia.

Y es aquí donde notamos un error informativo por gran parte de la población. No es opinable que el alcohol genera adicción. Lo mismo sucede con el cigarrillo, las drogas sociales y los psicofármacos. Si alguien sostiene que cualquiera de estas sustancias no genera adicción está incurriendo en un error conceptual.

Luego, sobre el consumo, el 68 por ciento de los encuestados de entre 18 y 60 años considera que uno o dos tragos ayudan a sobrellevar mejor ciertas situaciones sociales. Y el 56 por ciento sostuvo que la bebida funciona como “un refuerzo de confianza” ante una cita con una potencial pareja.

Una última conclusión del estudio que queremos compartir con ustedes marca una ambivalencia muy marcada en las respuestas con respecto al consumo. Si bien gran parte considera que el alcohol puede tener efectos positivos en cuanto a la desinhibición y demás cuestiones que ya comentamos, existe una conciencia, sobre todo en los adultos, del perjuicio que puede ocasionar para la salud.

Pero esta conciencia no se manifiesta en los sectores más jóvenes de la sociedad. Incluso existen otros estudios que consideran que los grupos con más riesgo de caer en el consumo compulsivo de alcohol se encuentran en la franja de entre 15 y 20 años.

Sería a ellos, a los más jóvenes, a los que habría que apuntar con campañas informativas que hoy parece no haber.

.

También te puede interesar...